El PP defiende que en La Vega hay «una utilidad industrial desde el minuto cero»

La fábrica de La Vega abrió de nuevo sus puertas ayer para acoger la segunda proyección del ciclo de cine a la luz de la Luna. / PABLO LORENZANA
La fábrica de La Vega abrió de nuevo sus puertas ayer para acoger la segunda proyección del ciclo de cine a la luz de la Luna. / PABLO LORENZANA

El equipo de gobierno valora como «muy positiva» la comisión con Defensa. Ciudadanos ve «una pérdida de tiempo»

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Los tres partidos del equipo de gobierno de la ciudad hicieron ayer una «valoración muy positiva» del fruto de la reunión que el miércoles sostuvo el alcalde, Wenceslao López, con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, para tratar el futuro de los terrenos e instalaciones de la antigua fábrica de armas de La Vega. El principal partido de la oposición, el Partido Popular, se congratuló de la formación de una comisión trilateral con el municipio, ministerio y Principado -con voz en cuestiones de patrimonio- para dotar de usos a los 120.000 metros cuadrados, independientemente del litigio por la titularidad de unos terrenos abandonados en 2012.

Para Agustín Iglesias Caunedo, la formación de esa comisión es «muy buena noticia». El portavoz popular fue más allá al afirmar su «sorpresa» cuando escuchó al alcalde «defender públicamente lo mismo» que él «había defendido en el Pleno». Para el exalcalde, lo ocurrido el miércoles «viene a consolidar la postura mantenida por el grupo popular». Además, propuso soluciones concretas a las instalaciones fabriles. En La Vega «hay una utilidad industrial posible desde el minuto cero». Porque con la fábrica, «no hablamos solo de patrimonio industrial o de museos. Esas naves albergaron instalaciones de tecnología punta hasta hace tan solo cuatro años y, por ejemplo esta semana, hemos sabido que los viveros empresariales de la Cámara de Comercio están llenos. Ahí hay una oportunidad de dar un uso inmediato» a los edificios.

Los tres partidos del gobierno, Somos, PSOE e Izquierda Unida, cerraron filas tras el alcalde; pese a las tiranteces del día a día municipal. Coligieron, además, en que la comisión debe formarse de manera urgente para aportar las primeras soluciones cuanto antes.

La vicealcaldesa Ana Taboada habló de 2018 como año límite para comenzar a dar «un uso normalizado de algunos espacios en ámbitos culturales o artísticos». Taboada también se interesó por el patrimonio industrial: «Hay que establecer plazos para el mantenimiento y conservación», dijo.

Además, Somos había trasladado al grupo parlamentario de Unidos Podemos en las cortes generales una pregunta para la ministra, pero que quedó supeditada a la reunión del pasado miércoles. A pesar de la formación de la comisión, Taboada confirmó que «la pregunta está preparada para que los compañeros la hagan. Porque independientemente la reunión, queremos un escrito por parte de Defensa con sus planteamientos». «Apoyaremos todo lo que tenga que ver con La Vega porque debe abrirse a la ciudadanía de Oviedo», remató la vicealcaldesa.

Para Ricardo Fernández, concejal de Seguridad y portavoz adjunto del PSOE, «la valoración es positiva en cuanto a que se abre la posibilidad de incorporar de nuevo un espacio que está en situación de abandono desde 2012». Fernández se refirió al «importante paso» que ha dado el gobierno municipal al abrir un espacio de trabajo con el ministerio para que «la ciudad vuelva a vivir algo que se ha perdido durante tiempo» y poder pensar en proyectos culturales y «en nuevas tecnologías propias del siglo XXI».

A Fernández, concejal del ramo, le tocó envidar de últimas con la carta que el alcalde sacó en su partida con Cospedal. El proyecto de centro de innovación en seguridad o 'Smart City Security' y del que dijo que es «una más de esas propuestas o de pautas de trabajo para colaborar con el Ministerio». Porque además, el espacio no perdería su «ADN histórico en materia de seguridad».

Acerca de este particular, minutos antes, Caunedo había doblado la apuesta: «Si una 'smart city' es 'humo'», citó al alcalde, «y ahora vas y le propones a la ministra una, ¿eso qué es? ¿vender humo del humo?».

Izquierda Unida habló por medio de Iván Álvarez, concejal de Interior, que mostró su «satisfacción» al tiempo que instó al el equipo de gobierno a «actuar de manera unánime, sin grietas y con la máxima responsabilidad y con un objetivo común para recuperar el uso en estos terrenos que son vitales para el futuro de Oviedo». También afirmó que su formación estará ojo avizor para que la comisión «no se diluya en el tiempo y se ponga a trabajar cuanto antes». Su compañero de Festejos, Roberto Sánchez Ramos, advirtió que en la fábrica no cabe especulación urbanística. Y quiso recordar a Cospedal «que quien tiene capacidad de recalificar es el Ayuntamiento».

La única formación que mostró disenso fue Ciudadanos. Luis Zaragoza dijo que «seguimos perdiendo el tiempo porque seguimos hablando de usos provisionales. Lo que la ciudad necesita son usos definitivos y la adquisición de esos terrenos». Para el edil, se trata de «evitar así la especulación que esta ocurriendo en El Cristo con unos usos dirigidos a la venta de bajos comerciales y pisos». Algo a impedir en La Vega, según la formación naranja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos