Desalojan un edificio por un incendio en un ático de la calle Augusto Junquera

Los vecinos comentan las labores de extinción desde Torrecerredo. / FOTOS HUGO ÁLVAREZ
Los vecinos comentan las labores de extinción desde Torrecerredo. / FOTOS HUGO ÁLVAREZ

Un joven logra escapar de las llamas por la terraza del piso afectado y es trasladado al HUCA por un ataque de ansiedad

R. A./ S. N. OVIEDO.

El reloj aún no marcaba las cuatro de la tarde. Algunos vecinos dormían la siesta y otros regresaban a casa tranquilamente tras disfrutar de una comida cuando comenzaron a sonar las sirenas en Ciudad Naranco. Efectivos del Servicio de Extinción de Incendios (SEIS), de la Policía Nacional y de la Local se dirigieron a toda velocidad a la calle Augusto Junquera tras registrarse un incendio en el ático del número 35. La humareda invadió las zonas comunes y los agentes obligaron al desalojo de una treintena de viviendas.

Cuando se desataron las llamas había un joven en este dúplex, según confirmaron fuentes municipales. Salió corriendo a través de la terraza lleno de nervios. Tantos, que sufrió un ataque de ansiedad. Fue trasladado al Hospital Universitario Central (HUCA) en ambulancia y allí fue atendido por los médicos de Urgencias. Horas después fue dado de alta.

Mientras este chico huía, el resto de vecinos se percataron de la gravedad de la situación. El humo pronto llegó a las viviendas contiguas y fue uno de ellos quien llamó a Seguridad Ciudadana. Esperaron en casa hasta que la Policía Local les dio la orden de que podían abandonar la vivienda de forma segura: «Bajamos las escaleras con dificultad porque había poca visibilidad a pesar de que los agentes nos guiaban el paso con las linternas», señaló uno de los inquilinos.

Las causas del incendio aún no están claras. Se cree que las llamas se desataron por un cortocircuito pero durante dos horas los bomberos miraron cada rincón del edificio para saber qué había podido fallar. Revisaron la caldera de la calefacción situada en el garaje y subieron varias veces a la vivienda. También actuaron durante un par de horas en la zona afectada para enfriar las diferentes estancias y evitar que las llamas volvieran a propagarse. Sobre las 18.30 horas, los vecinos pudieron volver a sus casas y regresó la normalidad al barrio.

Cortes de tráfico

El suceso obligó a cortar al tráfico Augusto Junquera y parte de Torrecerredo. También congregó a numerosos curiosos. Mientras los bomberos extinguían las llamas, Sergio Nicas observaba desde la acera cómo desarrollaban estas labores. Sus padres viven en este edificio y se dirigió al lugar de los hechos en cuanto tuvo constancia. A su lado también estaba otra señora del portal afectado que en un principio no se enteró de lo que había ocurrido. En el momento del incendio dormía plácidamente la siesta. Un ruido la asustó y se percató del operativo. Cuando bajó las escaleras, los agentes de la Policía Local le riñeron porque le habían estado picando al timbre de forma insistente sin que ella se enterase.

Algunos inquilinos lamentaban que la vivienda donde se originó el incendio estaba nueva. La habían reformado hace poco y sus dueños disfrutan siempre que el tiempo lo permite de la terraza por la que huyó el joven.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos