Los taxistas de Oviedo rotarán sus descansos desde el lunes y se interrumpirán solo en grandes eventos

Los taxistas de Oviedo rotarán sus descansos desde el lunes y se interrumpirán solo en grandes eventos
La parada de taxis de la calle Alonso Quintanilla. / ALEX PIÑA

Habrá tres grupos de libranza y la Policía Local supervisará si cumplen con el sistema pactado entre la patronal y el Ayuntamiento

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

El sistema de descansos consensuado entre la patronal del taxi y la Concejalía de Seguridad Ciudadana entrará en vigor el lunes, tal y como confirmó ayer el concejal del ramo, Ricardo Fernández. De lunes a viernes pararán desde las 5 de la mañana y durante 24 horas entre 20 o 21 coches (en función del turno) y el resto lo harán los fines de semana: 103 o 104 los sábados y otros tantos los domingos.

Habrá excepciones. Esta medida se suspenderá durante las fiestas de San Mateo, las vacaciones de Navidad y cuando haya en la ciudad un evento de gran magnitud, como puede ser un concierto o un encuentro deportivo relevante: «Tanto las asociaciones sindicales como la administración local pueden proponer la interrupción de este procedimiento siempre y cuando el motivo sea justificado y se informe con cinco días de antelación», consta en la resolución de Alcaldía firmada hace dos días y por la que se pone en marcha este sistema de libranzas.

Con este documento, se pone fin a un conflicto que comenzó a finales del año pasado. El Ayuntamiento informó al sector que implantaría un sistema de descansos para asegurar que todos los profesionales libren los días que indica la ley. El sector se opuso: alegaban que el sistema diseñado por el Ayuntamiento imposibilitaría la conciliación familiar y provocaría un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Es más, amenazaron con llevar este asunto a los tribunales, pero la sangre no llegó al río. A principios de enero, ambas partes llegaron a un principio de acuerdo y después los integrantes de la Asociación de Empresarios de Autotaxi, la Federación Asturiana del Taxi y la Unión del Taxi de Asturias dieron el visto bueno a esta medida y que dentro de cinco días se pondrá en marcha.

A favor y en contra

A pesar de que este procedimiento está casi listo, el presidente de Autotaxi se mostró ayer reticente al sistema de descansos consensuado con el Ayuntamiento. Argumenta que siempre ha estado en contra de fijar un día de parada obligatoria, ya que los profesionales del sector «son autónomos». Este sentir también se hacía palpable a pie de calle. Laurentino Antón señaló ayer que no le gusta parar cuando se lo exige la administración local: «Mis días de descanso los acordaba con mi jefa y a partir de ahora me los impondrán». En este sentido, Enrique Heres calificó la medida como «dictatorial, una imposición» y destacó que «no sabe qué días librará», a pesar de que el documento con el proyecto final ya está en posesión de los sindicatos. Asimismo, Juan Carlos Calvo añadió que los días de libranza debería de elegirse de «forma libre» y no los «debería imponer» la Concejalía de Seguridad Ciudadana.

Mientras algunos profesionales criticaban la medida, otros la ven escasa. José Luis del Valle dijo que era mejor que «parasen más taxis por la semana y menos los fines de semana». «Ahora no hay demanda para todos», añadió. Para Saúl Gómez este sistema «es bueno» si se tiene en cuenta que en diciembre el equipo de gobierno propuso otro modelo de descansos que no gustó al sector.

Los conductores, además de ajustarse a los días de libranza marcados por la administración local, deberán pegar una pegatina en su vehículo para «controlar que los conductores cumplimos con lo acordado», tal y como señaló ayer el presidente de la Federación Asturiana del Taxi, Gabino Pérez: «Habrá tres grupos de descansos, a cada uno se le asignará un color -que será azul, verde y rojo- y un número. Después, será la Policía Local quien controle si se cumple lo dictado», añadió. Asimismo, las partes implicadas tienen dos meses para llevar este asunto a los tribunales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos