Detenido un camarero de Colloto que guardaba droga bajo los fogones

La droga y el instrumental decomisados.
La droga y el instrumental decomisados. / P. N.

Los agentes se incautaron de hachís, cocaína y marihuana tras conocer que el local era un posible punto de venta de estupefacientes

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Entre tapa y tapa, un poco de droga. Ese podría ser el resumen de esta historia, que se saldó el pasado viernes por la noche con un camarero de Colloto detenido por un delito contra la salud pública en el bar que trabajaba y la incautación de dieciocho gramos de hachís, ocho de cocaína y tres de marihuana, de acuerdo con fuentes policiales.

Después de que, a través de los contactos con ciudadanos, la Policía Nacional supiese de la posible venta de drogas en un local hostelero de Colloto, varios agentes de la Unidad de Prevención y Respuesta (UPR), junto con la Unidad de Guías Caninos, pertenecientes a la Brigada de Seguridad Ciudadana, efectuaron un registro en el bar. En el local se encontraban el camarero y varios clientes. En el cacheo al profesional, hallaron entre su ropa una pequeña piedra de hachís de unos tres gramos.

Los policías emplearon también una perra adiestrada para detectar drogas. El animal indicó «de manera tenaz e insistente» la zona de fogones de una cocina anexa a la barra, en la cual había un aparato para recoger la grasa. Debajo, al desmontarlo, los agentes encontraron la balanza y, en bolsas, quince gramos de hachís, ocho de cocaína y tres de marihuana. La perra alertó además de que un cuchillo próximo a los fogones podía contener estupefacientes: en efecto, había restos de hachís en la zona de corte. Tras estos descubrimientos, detuvieron al camarero.

«Algo va funcionando»

Colloto se hizo tristemente célebre en los últimos meses por varios episodios de robos y asaltos. En marzo, hartos, los residentes del barrio salieron a la calle para protestar. Y parece que les han escuchado: «Han hecho una redada y detuvieron a este chico. Algo va funcionando, la venta de droga era generalizada en la zona», valoró Lourdes Mencía, vocal de la Asociación de Vecinos Santolaya de Colloto.

Mencía recordó que «el problema comenzó con la llegada de personas conflictivas», pero que en el diálogo establecido entre vecinos y Ayuntamiento para abordar el asunto «se está haciendo un trabajo muy bueno y se nota». La dirigente vecinal agradeció su labor al concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, que «enseguida nos atendió», y a la Policía Local y también Nacional, que «están haciendo un trabajo extraordinario, de vigilancia constante». No obstante, la mejora, aseguró, «no quiere decir que se haya terminado. Hay que seguir trabajando» por la seguridad en Colloto. «Hubo un robo la semana pasada de un coche, pero eso pasa aquí y en La Corredoria», concluyó.

Más

Fotos

Vídeos