Detienen a cuatro chinos con 1.200 plantas de marihuana en Ciudad Naranco

Detienen a cuatro chinos con 1.200 plantas de marihuana en Ciudad Naranco
La plantación en el interior del chalet. / POLICÍA NACIONAL

Robaban energía del alumbrado público para ocultar su elevado consumo, que les había permitido producir media tonelada de droga

G. D. -R. OVIEDO.

Los 'malos' aprenden. El cultivo de interior de plantas de marihuana se extendió durante la pasada década por todo el país al crecer la demanda de esta droga. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado se encontraron con un enemigo invisible y que invertía mucho dinero en enmascarar el característico olor del polen de la cannabis sativa. Policía y Guardia Civil encontraron en la factura de la luz un método para localizar estas plantaciones. El elevado consumo de los invernaderos en iluminación, calefacción y ventilación permitió desmantelar cientos de plantaciones ilegales. Los 'malos' siguen aprendiendo, la Policía Nacional, también. Agentes del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Gijón detuvieron el pasado mes de diciembre a cuatro ciudadanos de origen chino y se incautaron de las casi 1.200 plantas de marihuana, unos 526 kilogramos, que cultivaban en un chalé de Ciudad Naranco.

Lo hicieron después de casi cinco meses de investigación y tras recibir una información en la que se señalaba que personas de origen chino habían alquilado un chalé en Oviedo que podría estar acondicionado como laboratorio para albergar un invernadero de plantas de marihuana. La vigilancia del chalé, propiedad de la familia de un conocido empresario inmobiliario de la ciudad, llevó a los agentes a comprobar que las puertas y ventanas de la vivienda estaban permanentemente cerradas y que los moradores apenas salían del interior. También, que para evitar ser detectados por el consumo eléctrico, habían manipulado la red y habían derivado la toma de electricidad hacia la del alumbrado público.

Los seguimientos permitieron identificar a cuatro personas: dos apenas salían de la casa, dedicados al cuidado de las plantas; mientras que las otras dos personas eran las que se encargaban del suministro de abono, tierra y de la distribución de la droga. Distribución que canalizaban hacia Inglaterra por medio del envíos de paquetería, como el que interceptaron en una empresa del ramo los agentes, con 16 kilos de marihuana.

Daños e instalaciones

Una vez comprobados estos datos, los agentes establecieron un dispositivo para desmantelar el invernadero. En el registro del inmueble se comprobó que los sótanos y la planta principal de la casa habían sido transformados por completo para albergar los invernaderos, causando daños a la propiedad de por lo menos 30.000 euros. Además procedieron a la detención de los cuatro individuos, que tenían sus documentos de identidad falsificados. Una cuestión que dificultó indagar si estaban conectados con otras bandas chinas con un modus operandi similar en cuyo desmantelamiento trabajaba la Policía en otros puntos de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos