Los dueños del inmueble incendiado en Uría llevarán al Ayuntamiento a los tribunales

Los dueños del inmueble incendiado en Uría llevarán al Ayuntamiento a los tribunales
Uría,58, tras su rehabilitación. / ALEX PIÑA

Recurrirán al Contencioso tras no obtener una respuesta municipal a la reclamación patrimonial que presentaron en 2017

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Los dueños del edificio número 58 de la calle Uría, el inmueble que quedó reducido a escombros tras el incendio que se desató en la primera planta el 7 de abril de 2016, llevarán al Ayuntamiento de Oviedo al juzgado de lo Contencioso-Administrativo.

Lo harán después de que haya finalizado sin respuesta el plazo que el Consistorio disponía para contestar a la reclamación patrimonial que presentaron el 5 de abril de 2017: solicitan cerca de un millón de euros por los daños ocasionados durante el fuego. Creen, además, que el día de los hechos faltó agua, no hubo organización por parte de los mandos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) y faltó coordinación.

Los letrados de la familia se encuentran estos días redactando el recurso y lo presentarán ante los tribunales los próximos días, según especificaron ayer. Si se admite a trámite, el juzgado pedirá al Ayuntamiento el expediente del caso. Después se establecerá un periodo de «dos o tres meses» para la redacción de la demanda y dentro de «más o menos un año se celebrará el juicio», añadieron.

Esta no ha sido la única reclamación patrimonial presentada como consecuencia del fatal incendio que se desató hace dos años en el corazón de Oviedo y en el que falleció el bombero Eloy Palacio y su compañero Juan Carlos Fernández Granda, 'Cuni', resultó herido en una pierna. Una veintena de demandantes iniciaron este procedimiento; entre ellos, los dueños del inmueble 25 de la calle Melquíades Álvarez, que resultó muy afectado.

Negocios

También han solicitado una indemnización los propietarios de los negocios afectados por las llamas y la familia del efectivo del SEIS que murió durante el incendio. Sin embargo, tanto la viuda como los hijos de Palacio desistieron del procedimiento administrativo y recurrieron a los juzgados. Pedían una compensación económica de 230.000 euros más los gastos por los daños morales ocasionados y el lucro cesante. En total, 600.000 euros. El 9 de marzo se celebró la vista oral en el tribunal de lo Social número 2 y la sentencia eliminó esta posibilidad al calificar el accidente como «imprudencia temeraria». El letrado de la familia, Francisco Pérez Platas, ya ha recurrido este fallo judicial con el objetivo es demostrar que no se cometió tal imprudencia por parte de Palacio y que hubo una falta de previsión y coordinación durante las labores de extinción del fuego que desencadenó el trágico desenlace.

El resto de los demandantes se encuentra a la espera de que el Ayuntamiento de Oviedo responda a sus reclamaciones patrimoniales. Si no lo hace o si la respuesta no les satisface, llevarán también el caso al Contencioso-Administrativo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos