Una dulce y joven locura

Las tres integrantes de Sweet California, cada una con el pelo de un color, en el trancurso de su actuación en la plaza de la Catedral. / FOTOS MARIO ROJAS

El concierto de Sweet California convenció a 4.500 fans que se agolparon desde muy temprano en la plaza de la Catedral y corearon todas las canciones

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

A las nueve de la noche de ayer, la plaza de la Catedal se convirtió en la de la locura. Salieron al escenario Sonia Gómez, Alba Reig y Tamy Nsue y 4.500 fans (muchas familias con niñas pequeñas) se rindieron ante estas jóvenes artistas de Sweet California, que pusieron toda la carne en el asador aunando pop, música electrónica y RnB. Junto a su reciente último single, '¡Ay Dios mío!, interpretaron grandes éxitos como la cañera 'Wonderwoman' o 'Tears on my pillow'.

El concierto, dentro de su gira Ladies Tour, contó con un gran despliegue audiovisual para acompañar a cada una de sus tres partes, hechas a la medida de las componentes y el color de su cabello. Rosa fantasía, con vestidos imposibles, para Alba; azul eléctrico, de música acústica algo más fría, para Sonia; y el siempre esplendoroso dorado de los potentados, para Tamy.

El fenómeno fan (se autodenominan 'sweeties') que crea este exitoso grupo, que ha vendido desde 2013 más de cien mil discos, solo es comparable, en tiempos recientes, al de la recién extinta 'boy band' Auryn. De buena mañana ya había seguidoras cogiendo las primeras filas, dispuestas a estar lo más cerca posible de las tres cantantes. Y, según fuentes municipales, a lo largo de los últimos días la SOF recibió «más de doscientas llamadas» de padres de adolescentes de ansiosos por conseguir pases para el 'backstage' o alguna forma de que sus hijos pudieran verlas.

Mara Martínez, Mara Redondo y Adah Sánchez, de 10, 6 y 10 años, llevaban en la plaza de la Catedral desde las cinco de la tarde. Siguen a Sweet California allá donde van porque «son súper guapas y cantan súper bien».

Minutos antes de que las artistas pisaran el escenario, se desató la locura, gritos y más gritos pidiendo su presencia, y ellas se hicieron un poco de rogar hasta que por fin arrancaron con 'Attention'. Vestidas de colores intensos y con bailes insinuantes hicieron sonar 'Hum' hasta que por fin llegó el deseado saludo: «Muchísimas gracias y buenas noches. ¡Cuánta gente! Vamos a darlo todo», animaron antes de seguir con un concierto muy dinámico, apoyado en técnicas audiovisuales.

Los miles de fans se entregaron a las artistas, coreando cada unas de las canciones, acompañándolas en determinadas ocasiones con las linternas del móvil en una noche que para más de uno fue soñada, incluso para Sonia Gómez, quien agradeció el cariño: «Hacéis posible este sueño, vais a todas partes y nos dais mucho amor». El público tampoco defraudó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos