Economía confía en cerrar los presupuestos «en las próximas dos semanas»

Rosón afirma que el gasto corriente será similar al de este año y que volverán a aumentar las ayudas sociales y a familias

G. D. -R. OVIEDO.

La confección de los presupuestos municipales para el próximo año recibirá un empujón esta semana. El concejal de Economía, Rubén Rosón, anunció ayer que el borrador estará cerrado en los próximos días y que confía en poder limar el detalle de los números con sus socios de gobierno antes de la última semana del mes. Esta es una de las cosas que ha cambiado con un gobierno plural. Los ingresos y gastos corrientes, que ayer el edil cifró en «alrededor de 200 millones de euros», se cierran primero y luego toca un tira y afloja entre todas las concejalías por encajar las inversiones que consideran prioritarias, una cifra que siempre excede con mucho las posibilidades económicas de un ayuntamiento al que le asaltan facturas del pasado como Villa Magdalena, Rodríguez Cabezas o la inminente del Calatrava.

Rosón puso el acento ayer en anunciar un nuevo aumento de las partidas destinadas a ayudas y gasto social, «el estado del bienestar de Oviedo», y sostuvo que las cuentas correspondientes al próximo año «van a permitir seguir creciendo, tener más servicios sociales y consolidar más ayudas y becas». En comparación con el último presupuesto liquidado por el PP, Rosón defendió que se ha multiplicado por dos la cuantía destinada a becas de comedor y de libros escolares y «por 1,5, las destinadas a ayudas sociales».

Antes -con toda probabilidad, el próximo día 16- habrá que aprobar las ordenanzas fiscales y decidir si se incluyen algunas de las enmiendas presentadas por la oposición y su incidencia en los ingresos del próximo año. Lo que parece claro es que el equipo de gobierno mantendrá el tipo del IBI diferenciado para los grandes valores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos