«Han pasado dos años desde el incendio de Uría y no hemos recuperado la normalidad»

«Han pasado dos años desde el incendio de Uría y no hemos recuperado la normalidad»
El antes y el después del edificio de la calle Uría núermo 58. / MARIO ROJAS / ALEX PIÑA

Los afectados aguardan aún a que el Ayuntamiento resuelva las reclamaciones patrimoniales

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

Dos años. Este es el tiempo que ha pasado desde que una chispa que parecía inofensiva se fuese de control y terminase provocando un incendio que devastó el edificio del número 58 de la calle Uría, dañó irremediablemente el 25 de Melquíades Alvarez y en el que perdió la vida del bombero Eloy Palacio. Los afectados recuerdan aquel 7 de abril de 2016 como si fuese hoy y siguen padeciendo las consecuencias de esta tragedia. Las ventas, dicen, no se han recuperado, el Ayuntamiento de Oviedo no les ha abonado las ayudas prometidas y están a la espera de que se resuelva el expediente con las diversas reclamaciones patrimoniales, que oscilan entre los 3.000 euros y casi el millón de euros.

Aquel 7 de abril de 2016 era jueves, y comenzó como otro día cualquiera en el centro de la ciudad. Los comercios abrieron sus puertas a su hora y Carlos Espina -el propietario de Uría,58- salió de su casa para hacer unos recados. Esta rutina se vio interrumpida a las 11.30 horas cuando dos agentes de la Policía Local observaron que salía humo del segundo piso del citado edificio. Llamaron al telefonillo y nadie les contestó. Subieron las escaleras y comprobaron in situ que de los halógenos del falso techo de la primera planta salían unas chispas que después se convirtieron en unas voraces llamas que destrozaron todo. Los bomberos se afanaron por controlar el fuego, pero se encontraron con escasez de agua y fallos en los hidrantes. Siete horas de lucha que acabaron en tragedia, cuando se desplomó el edificio de Uría y falleció Eloy Palacio. Los tres edificios contiguos fueron desalojados.

«Los hemos pasado mal y ha habido clientas que no han vuelto a la peluquería»

«Los hemos pasado mal y ha habido clientas que no han vuelto a la peluquería» Sheila Titos, Peluquería Dania

En la peluquería Dania tanto las clientas como las empleadas salieron a toda velocidad del establecimiento. Sheila Titos, dueña de este negocio, recuerda dos años después que estuvo «42 días» sin volver a pisar su local y que «los primeros siete meses lo pasamos francamente mal. No sabíamos qué iba a pasar. Poco a poco hemos ido remontando pero aún no hemos recuperado la normalidad económica de antes del incendio. Ha habido usuarias que no han vuelto», lamenta.

Nani Elaine lo perdió todo aquel día. Su vivienda y centro de estética estaban en el inmueble donde se originaron las llamas. Esta empresaria se encontraba haciendo una depilación láser cuando los agentes de la Policía Local llamaron a su puerta, nada más abrir se dio de bruces con la humareda. Salió rápidamente. Lo perdió todo, desde la maquinaria de trabajo a todas sus pertenencias personales.

«El equipo de gobierno nos ha dejado en la estacada y nos ha puesto palos en las ruedas»

«El equipo de gobierno nos ha dejado en la estacada y nos ha puesto palos en las ruedas» Jeff Medeiros, Tienda Casa

Lo ocurrido aún le sigue haciendo mella, dice que hay días que sufre bajones. En sus declaraciones siempre hay un recuerdo para las personas que le han ayudado y para Eloy Palacio: «Yo no me puedo quejar de lo que me pasó porque he conocido el lado solidario de la gente, pero es una vergüenza todo lo que ha pasado con el bombero que falleció», apunta.

La familia de Eloy Palacio ha visto en este tiempo cómo se archivaba de un plumazo el procedimiento penal y las opciones de obtener una indemnización superior a los 18.000 euros de la póliza del seguro municipal se desvanecieron hace dos semanas. La titular del juzgado de lo Social número 2 de Oviedo, María Cristina García, calificó el accidente como una «imprudencia temeraria» y concluyó que tanto Palacio como su compañero Juan Carlos Fernández Granda ,'Cuni', herido en el incendio, habían «desobedecido» las órdenes dadas por los mandos de atacar el fuego desde el exterior.

Reclamaciones patrimoniales

Elaine aún no ha recibido ninguna indemnización pero ya ha vuelto a casa. En diciembre finalizaron las obras de reconstrucción del edificio y ha reabierto su clínica en la segunda planta del edificio. Ahora está a la espera de que el Ayuntamiento resuelva las reclamaciones patrimoniales para poder comprar una nueva maquinaria.

«No me puedo quejar de lo que me pasó ante la vergüenza de lo que ha pasado con Palacio»

«No me puedo quejar de lo que me pasó ante la vergüenza de lo que ha pasado con Palacio» Nani Elaine BE Belleza + Estética

Más retrasada va la restauración del edificio de Melquíades Álvarez. Los operativos ultiman ahora los remates de la fachada, para finalizar en las próximas semanas.

Quien supervisa el día a día estos avances es Jeff Medeiros. Él es el propietario de la tienda Casa y se muestra muy crítico con la gestión que el Ayuntamiento ha hecho durante estos dos años: «El equipo de gobierno nos ha dejado en la estacada y nos ha puesto palos en las ruedas». De las ayudas prometidas aún no han recibido ni un euro, mientras este empresario ha visto cómo el IBI del local se incrementaba «un 150%. El recibo ha pasado de los 3.000 a los 8.000 euros», calculó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos