«Educación y prevención», recetas contra el ciberacoso en el colegio

Jorge Fernández Caldevilla en un momento de la charla. /  MARIO ROJAS
Jorge Fernández Caldevilla en un momento de la charla. / MARIO ROJAS

Jorge Fernández Caldevilla, fiscal de Menores, defiende que «hay que educar en que los actos tienen transcendencia»

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

¿Qué hacer contra el acoso escolar derivado de un mal uso de las nuevas tecnologías? Esa fue la pregunta que sobrevoló la charla que el fiscal de Menores del Principado de Asturias, Jorge Fernández Caldevilla, impartió ayer ante los padres y profesores de los alumnos de la ESO del colegio Auseva. «Educación y prevención por parte de las familias y de los educadores», fue su respuesta.

Aunque parece más fácil decirlo que hacerlo cuando no es lo mismo un 'gordo' o un 'gafotas' en el patio del colegio que dejar el insulto escrito en un muro de Facebook o hacer volar un vídeo de índole sexual con compañeros de clase como protagonistas por las redes de Whatsapp, Instagram o Snapchat.

«Hay que educar a los adolescentes en edades en los que, la propia curiosidad les va a llevar a buscar contenidos y usar la tecnología, que sus actos tienen transcendencia», explicó el fiscal, que no solo centró su exposición en el mal uso que se hace en el entorno escolar de la informática. También se da en casa. Citó, en este caso, un aumento -por igual en ambos sexos- de menores que maltratan a sus padres. Muchas de las veces lo que motiva las agresiones es un «castigo como quitar el móvil o apagar la wifi» a chavales con falta de disciplina y límites. Contra este tipo de conductas, recomendó a los padres que las sufren que denuncien ante la Fiscalía «por muy duro que suene», dijo.

Antes de narrar los nuevos ilícitos a los que se enfrenta la Justicia de Menores, tales como el ciberacoso, delitos contra la intimidad, contra la integridad moral, amenazas o revelación de secretos, todos con un 'smartphone' mediante, Fernández Caldevilla hizo un repaso de las funciones que cumple su departamento. «Solo un 30% de los menores que pasan por medidas tras delinquir reincide y cuando son adultos, un 7%», explicó. Defendió asimismo, la «flexibilidad y la proporcionalidad»· de las penas previstas en la justicia para los menores de 18 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos