«Era un ejemplo, ya no hay nadie tan desinteresado»

Ángeles Caso da sus condolencias a Ana Nebot ante la exconsejera de Izquierda Unida Laura de González. / P. L.
Ángeles Caso da sus condolencias a Ana Nebot ante la exconsejera de Izquierda Unida Laura de González. / P. L.

La capilla de Los Arenales se queda pequeña para despedir al histórico fotógrafo José Manuel Nebot en una emotiva ceremonia

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Fueron muchísimos los que aye abarrotaron la capilla del tanatorio de Los Arenales en el acto de homenaje -que no despedida- al histórico fotógrafo José Manuel Nebot.

La ceremonia transcurrió presidida por la emoción. A los asistentes se les escapaban las lágrimas; a los intervinientes se les quebraba la voz. Pero ante el retrato y las cenizas del fotógrafo no faltaron las sonrisas gracias a Alejandro Villa. Este amigo de la familia recordó anécdotas de Nebot, como las fallidas clases de inglés en beneficio de la política, los viajes o las escapadas por el mar, que tanto les gustaba.

Acompañada por su hermano José Carlos y su madre, Rosa Fernández, la soprano Ana Nebot, hija del fallecido, leyó un bello texto de la novela 'También esto pasará' mientras sonaba la ópera de Bellini 'La sonámbula'. «Dijo: esto quiero que me lo cantes cuando yo me muera», apuntó. Pero no hubo fuerzas.

Criado en Cimavilla (Gijón), Nebot empezó su trayectoria de fotógrafo en 1942 y en 1965 se afilió al PCE, luchando contra Franco. Fue concejal en 1979 y dirigente de asociaciones profesionales, de autónomos y de comerciantes. Retratista, activista, amigo y, para todos, un personaje entrañable y querido.

Al homenaje acudieron numerosos compañeros de profesión. «Todo lo que puedo contar de él es bueno: empuje, optimismo, buen hacer fotográfico», aseguró su sucesor en la presidencia de la asociación de fotógrafos ovetenses, Nacho Gamazo. Recordó que, durante un tiempo, Nebot dejó su negocio para recorrer España impulsando la creación de asociaciones de defensa del oficio: «A partir de aquel momento la profesión empezó a dignificarse, el fotógrafo ya no era el último mono de las bodas». «Nadie dirá una mala palabra de él, te ayudaba con cualquier cosa y siempre de buen humor. Es un ejemplo a seguir, ya no hay nadie tan desinteresado», apuntó el colega Alfonso Suárez.

Estaban allí también muchos camaradas, como el secretario general del PCA, Francisco de Asís Fernández; los concejales de IU Roberto Sánchez Ramos 'Rivi' e Iván Álvarez; el secretario de Organización de IU Asturias, Alejandro Suárez, o las exconsejeras Noemí Martín y Laura González. Gaspar Llamazares, portavoz de IU en la Junta, llamó al fallecido «maestro de la izquierda, un activista del que hay pocos, imprescindible. Una referencia de altura en los movimientos sociales de Oviedo».

Otros rostros conocidos que asistieron fueron la escritora Ángeles Caso, la vicealcaldesa Ana Taboada, el exalcalde Antonio Masip o el exconcejal Celso Miranda. No faltaron los ecologistas, movimiento del que el fallecido fue pionero en Asturias.

Para cerrar el homenaje, sonó la canción de Quilipayun 'El pueblo unido jamás será vencido'. Todos se levantaron y algunos corearon la letra, con el puño en alto. Alguien gritó: '¡Viva la República!'. Y Nebot se queda entre el pueblo a pesar de su marcha.

Fotos

Vídeos