Más empleo, apoyo al comercio y apostar por la cultura, objetivos de la ciudad en 2018

Una vista de la ciudad desde el Naranco. / MARIO ROJAS
Una vista de la ciudad desde el Naranco. / MARIO ROJAS

Representantes de los sectores económicos, culturales, comerciales de la ciudad enumeran sus deseos para este año

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Recién estrenado el nuevo año se abre la posibilidad de rellenar una hoja en blanco de proyectos por cumplir o, al menos, intentar. Diez representantes de diferentes colectivos e instituciones carbayonas comparten en estas páginas los objetivos que se han marcado para este 2018. Desde el ámbito universitario, el cultural, religioso, el comercial, el hostelero o el vecinal todos se han marcado unas metas o unos deseos para su ciudad en los 364 días que restan de este nuevo año que ha comenzado.

No faltan los clásicos porque, como apunta el rector de la Universidad de Oviedo, «lo más importante que se puede desear cada año es salud, paz y bienestar para todas las personas». Santiago García Granda así lo piensa, pero también es consciente de que representa a una institución que necesita mejorar en «la estabilización, promoción y rejuvenecimiento de la plantilla; en la eliminación de la precariedad; en la creación de nuevas plazas; en más ayudas para estudiantes y en alcanzar más acuerdos con instituciones y empresas para lograr que la Universidad sea el catalizador de los grandes proyectos de nuestra sociedad», apunta el rector. El objetivo es lograr «una universidad del siglo XXI que pueda competir en igualdad con otras universidades de España y Europa». En este sentido, García Granda apela a la «complicidad» de las instituciones y el apoyo de los poderes públicos.

Apoyo también pide el decano del Colegio de Abogados de Oviedo porque el objetivo que se marca Ignacio Cuesta es lograr «la consecución definitiva del ansiado Pacto de Estado por la Justicia, al que el Consejo General de la Abogacía Española ha querido contribuir con la presentación de una serie de propuestas encaminadas a una reforma profunda y duradera del sector en beneficio del ciudadano».

Recuperación del empleo

Cuesta también defiende «una revisión de los juzgados especializados en cláusulas suelo» porque a pesar de que este contencioso no «está siendo especialmente polémico en Asturias», matiza el decano, sí está provocando «situaciones indeseadas de colapso» en otras comunidades autónomas.

El empleo y su recuperación es uno de los objetivos que más preocupa a la Cámara de Comercio de Oviedo. Su presidente, Fernando Fernández-Kelly, confía en que en 2018 «se consolide la recuperación en el empleo con la creación de más empresas». Para ello, apela «a que se incentiven las políticas de impulso a los emprendedores y los autónomos, gran motor de la mejora de nuestra economía». Todo dependerá del grado de apoyo que se logre para estos menesteres. Fernández-Kelly es consciente de que es necesario «reclamar» medidas para apoyar a los dos motores que mueven a la capital asturiana: el comercio y el turismo.

Al motor, esta vez al de la alta velocidad, apelan también desde la Cámara de Comercio. En este sentido, su presidente urge que «la Variante entre en funcionamiento cumpliendo los últimos plazos dados por el Gobierno de la nación», fijados por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para el verano de 2020 como así anunció en su última vista al Principado el pasado 26 de diciembre. «Desde la Cámara se considera que una conexión ferroviaria rápida con la capital de España es esencial para la competitividad de nuestras empresas», defiende su presidente.

De competitividad sabe mucho la presidenta de la Asociación de Autónomos y Comercio de Oviedo. Marta Pérez es consciente de que «el comercio lo está pasando muy mal». El cambio en la mentalidad a la hora de comprar de los ciudadanos, la liberalización del período de rebajas, la venta 'on line' o las campañas traídas de la cultura anglosajona como el 'black friday' han hecho mella en el pequeño comercio ovetense: «Solo pido que nos levantemos de esta crisis porque no estamos tan bien como algunos quieren hacer creer», enfatiza Pérez.

El comercio junto al turismo y la hostelería son los tres pilares de la economía del municipio por eso los deseos de cara a este año recién estrenado del presidente de Otea, la asociación de Hostelería y Turismo de Asturias, los resume en lo siguiente: «Que este sector siga caminando por la senda del trabajo, la calidad y el servicio no solo a todos los ovetenses sino a todos los asturianos», recalca José Luis Álvarez Almeida.

Apuesta por la cultura

En marzo de del pasado año se hizo efectiva la desaparición de los Premios Líricos. Su supresión se gestó en la negociación de los presupuestos municipales del ejercicio anterior. Somos e Izquierda Unida forzaron la supresión de la partida de 260.000 euros con la que el Ayuntamiento subvencionaba esta gala desde el año 2005. El presidente de la Asociación Asturiana de Amigos de la Ópera, Jaime Martínez, tira de optimismo para pedir que «se recuperen de nuevo». Al 2018 le pide eso y que además el acceso a la cultura y a la música «fuese más asequible» a través de una mayor promoción.

De promoción, en este caso de la cultura industrial, habla Toño Huerta. El presidente de la asociación de Vecinos de Trubia apela al «reconocimiento de la memoria industrial» de la localidad cañonera. Para ello, cree que el 2018 es el año perfecto para poner en marcha el Centro de Interpretación de la Memoria Industrial de Trubia. «A día de hoy está totalmente paralizado cuando sería un punto dinamizador para la localidad, pero además para el resto del patrimonio industrial de Oviedo», defiende Huerta. Un proyecto que se llegó a aprobar por unanimidad en un Pleno municipal en septiembre de 2016 pero que hasta ahora duerme el sueño de los justos.

La lista de peticiones del presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Oviedo, Favo, es larga. Entre ellas, Emilio Peña destaca la necesidad de que el paseo de Los Álamos sea declarado Bien de Interés Cultural, pero también que se recupere la figura de la 'policía de barrio' para que «mantenga un contacto permanente con las asociaciones de vecinos, comerciantes, hosteleros, centros educativos y consejos de distrito», enumera Emilio Peña que aprovecha para pedir al Ayuntamiento un «mayor apoyo a los festejos organizados por las asociaciones vecinales y culturales».

60 años esperando

El 2018 será el año en el que la parroquia de San Francisco Javier de La Tenderina logre hacer efectivas las obras de mejora y ampliación del templo. «Espero que se nos acaben las obras que llevamos esperando sesenta años tras muchos inconvenientes», apunta su párroco, Alberto Raigada, que valora el carácter «acogedor y dinámico» de la iglesia que representa «donde todo el mundo se siente acogido».

Eso no le impide analizar la realidad del barrio y para el 2018 pide que «crezca la posibilidad de crear empleo digno y de calidad». Apunta Raigada a los último s datos de Cáritas en los que se recoge que muchas familias a pesar de tener a alguno de sus miembros trabajando se mantienen en el umbral de la pobreza. También apela al «diálogo» entre las comunidades autónomas. A sus líderes políticos les pide un «mayor entendimiento para limar asperezas siempre amparados por la ley», apunta en relación al reciente conflicto independentista en Cataluña.

Así se cierra una lista de objetivos y deseos para la ciudad este año recién estrenado. Una hoja en blanco en la que ya ha empezado a escribirse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos