Se enfrenta a diecisiete años de cárcel por robar dos estancos y una farmacia

El hombre, acusado también de sustraer un vehículo y de conducción temeraria, actuó en San Lázaro, La Corredoria y Las Caldas

SUSANA NEIRA OVIEDO.

En un intervalo de solo doce días atracó con la cara tapada y valiéndose de un cuchillo un estanco en San Lázaro y otro en La Corredoria, una farmacia en Las Caldas -incluso utilizando la manida frase de «esto es un atraco, dadme todo el dinero»-, se apoderó de un coche, cogió objetos de su interior y condujo de forma temeraria por Ciudad Naranco. Cometió tres delitos de robo con intimidación en locales abiertos al público con el uso de armas, otro de sustracción de un vehículo a motor, un hurto y otro de conducción temeraria por lo que, si se cumple la petición de condena solicitada por la Fiscalía del Principado, le pueden costar diecisiete años y tres meses de prisión.

El hombre se sentará hoy en el banquillo del Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, a partir de las 11.15 horas, y sobre él pesa el siguiente relato de acusación. El Ministerio Público sostiene que el 4 de noviembre de 2015, a media tarde, este individuo y otro no identificado ocultaron sus rostros con sudaderas y esgrimieron un cuchillo de grandes dimensiones a las empleadas, que ante el temor de daños mayores les dieron 510 euros. Después se dieron a la fuga.

Ocho días más tarde, ya solo, en la madrugada del 12 de noviembre, el encausado supuestamente se apoderó de un vehículo aparcado en la calle General Elorza de Trubia y circuló hasta La Corredoria. Sobre las nueve de la mañana, se bajó del turismo, se cubrió la cabeza con la capucha para taparse el rostro y entró con un cuchillo en un estanco. «En tono agresivo se dirigió a las empleadas gritando 'todos quietos, que nadie se mueva, la pasta de la caja'», sostiene la Fiscalía. Se llevó 350 euros y además, rompió un monitor a golpes. A partir de ahí comenzó su fuga a gran velocidad por Ciudad Naranco, dejando por el camino varios turismos dañados. Se bajó frente al colegio Parque Infantil, porque el autobús escolar le frenó el paso. Y cuatro días más tarde, aplicó el mismo modus operandi de sus asaltos en la farmacia de Las Caldas. Logró 462 euros.

Con su rostro cubierto, amenazó a las dependientas de los locales con un cuchillo

En esos diecisiete años de condena solicitados se añade el agravante de disfraz y la reincidencia en los delitos de robo con intimidación, robo de vehículo y hurto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos