«Enrique Valdés modernizó el Colegio de Abogados con respeto y honradez»

Algunos de los presentes en el acto. /  D. M.
Algunos de los presentes en el acto. / D. M.

Compañeros del exdecano destacan su labor al frente de la institución durante la entrega de la Cruz al Mérito en el Servicio de la Abogacía

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

«La primera vez que monté en tren tenía 12 años y fue para venir a Oviedo a examinarme de ingreso en Bachiller», rememoró ayer Enrique Valdés, minutos después de recibir la Gran Cruz al Mérito en el Servicio a la Abogacía de manos de Victoria Ortega, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española.

Valdés repasó su vida a través de «las personas fundamentales» que le impulsaron a tomar decisiones vitales desde que el maestro rural José Antonio García Tamargo le conminó a dejar la casería familiar y dedicarse a estudiar, o hasta que se presentó a las elecciones al decanato del Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo.

Tras dos legislaturas en las que la institución relanzó su imagen y apostó por la formación y por la igualdad entre géneros, a Valdés le llegó ayer el reconocimiento de sus colegas en un acto protocolario celebrado en el salón de actos del centro que dirigió durante dos legislaturas.

Antes, la abogada Carmen Turiel de Paz repasó las virtudes personales y profesionales del protagonista: «Modernizó el colegio abriéndolo a las instituciones ,dándole un servicio público y a los propios profesionales con respeto y honradez», relató. Valdés quiso quitar hierro a lo que de él se decía: «Hay muchos abogados con 38 años de profesión. Agradezco lo que se ha dicho aquí hoy pero no soy de echar a comer aparte».

Nuevo centro de formación

Minutos antes del acto protocolario, el Colegio de Abogados de Oviedo inauguró su nuevo centro de estudios con el que pretenden abundar en la línea tomada en los últimos años. Los honores fueron para la presidenta del Consejo General mientras que el decano actual, Ignacio Cuesta, explicó que «hay dos pilares básicos en la vida profesional de un abogado: la formación y la deontología. Este es un colegio vivo y sus colegiados tienen que venir a formarse». El centro cuenta con la infraestructura necesaria para impartir cursos online y ponencias.

El de Oviedo, además, fue el primer colegio de España en abordar la igualdad de género en una profesión liberal como la de la abogacía. Algo por lo que apuestan desde la comisión de igualdad. Queda trabajo por hacer. Otega aseguró que la brecha salarial entre abogados hombres y mujeres es de «un 20%».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos