«Entramos en este sector porque estaba liberalizado el descanso»

Un grupo de taxistas, unidos para debatir sobre la problemática del descanso obligatorio. / HUGO ÁLVAREZ
Un grupo de taxistas, unidos para debatir sobre la problemática del descanso obligatorio. / HUGO ÁLVAREZ

Los taxistas claman contra la parada semanal rotatoria obligatoria y el concejal replica que negociará dentro del «mínimo» legal

D. LUMBRERAS OVIEDO.

En Oviedo, ciudad de 220.000 habitantes, hay 312 licencias de taxi, a las que hay que sumar 210 asalariados. Y entre todos ellos el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, abrió la caja de los truenos cuando propuso implantar un descanso semanal obligatorio rotativo. Cada día, deben parar cuarenta y cinco vehículos.

Los conductores consultados por este diario cuentan que librar cada vez un día distinto (una semana el lunes, la siguiente el martes...) dificulta conciliar su vida familiar con la laboral. «Mi mujer descansa el domingo, es el día que tengo para estar con ella y el niño. ¿Qué hago solo en casa el martes? Y si te surge un imprevisto estás supeditado», cuenta Carlos Calvo. Conchi Carbajal cuida de su padre y, también, «el domingo es el día que una familiar «puede ir y yo puedo descansar».

María Jesús Rivera aún lo tiene más difícil, pues su marido también es taxista y tiene una hija con discapacidad: «Nos supone una complicación tremenda. Aunque vamos avanzando, los cuidados recaen en las mujeres. Además, somos autónomos. Si nos obligan (a parar) como si fuéramos funcionarios, que nos ayuden». Y Alicia Martínez relata que «la gente como yo, que hay más, tenemos una enfermedad y hay días que te encuentras mal y no puedes venir. Da igual que el Ayuntamiento lo quiera regular».

La facilidad de poder descansar cuando uno quiera llevó a muchos al taxi, asevera Verónica Novoa: «Estamos en este sector porque está liberalizado el descanso». «Tuve seis patronos y ninguno me dijo: 'Tienes que descansar tal día», añade Calvo. Y Rivera completa: «Tengo un compañero que va a ver a los hijos cada fin de semana y tiene una hipoteca, o pierde a los hijos o no llega a fin de mes. Y otro divorciado que tiene a la hija quince días, ¿la deja?».

Los afectados se sienten poco escuchados por el equipo de gobierno. Recuerdan que en el último Pleno Agustín Iglesias Caunedo pidió la palabra para ellos y no se les concedió. Y las mujeres aseveran que pidieron una reunión con Ana Taboada el día 23 y siguen esperando.

Por lo demás, dicen, no tienen mayores reivindicaciones. «El problema era los eurotaxis (taxis adaptados) y se solucionó», responde Calvo. Ellos mismos se distribuyen entre las paradas, reforzando los puntos sensibles como conciertos o congresos, y la zona rural la ven bien atendida. «Tudela Veguín tiene a siete minutos San Lázaro», puntualiza Pablo Alonso.

Los profesionales del sector están dispuestos a dialogar, pero se resienten de no haber sido informados antes y aparte de la medida. Incluso están dispuestos a ir a la huelga si es preciso si no son escuchados. «Peligran bastantes puestos de trabajo», advierte Calvo.

Por su parte, el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, insistió en que el reglamento estatal del taxi impone un «descanso mínimo obligatorio de un día», por lo que está «siempre dispuesto hablar» dentro de ese margen. Ahora, explicó, los técnicos de Movilidad responderán a las alegaciones presentadas a la ordenanza, que «no se ha dictado, es una propuesta».

Fernández afirmó que con esta norma se garantiza que «descansa el trabajador» y que Oviedo «supera la ratio de un taxi por cada 1.000 habitantes», por lo que no plantea licencias nuevas. Sobre la conciliación, replicó: «En Vigo paran 92 taxis a diario y allí también habrá divorciados y mujeres con hijos».

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos