El equipo de gobierno aprobará la nueva ordenanza de la zona azul este año

Una imagen de la zona azul. / M. ROJAS

Creará una nueva zona de tiempo muy reducido, permitirá la tarjeta de residente, pero los controladores podrán poner multas

G. D. -R. OVIEDO.

El equipo de gobierno confía en aprobar la nueva ordenanza de estacionamiento regulado antes de final de año, según confirmó la concejala de Infraestructuras, Ana Rivas. La propuesta traerá como novedades la creación de tres zonas de estacionamiento con tarifas distintas, la implantación de la tarjeta de residente o la posibilidad de recuperar el dinero no consumido del tiempo de aparcamiento. Eso en el lado positivo. Menos popular, será la aplicación de un regimen sancionador mucho más duro, en el que los controladores de la concesionaria impondrán sanciones de 90 euros por estacionamiento indebido o por excederse del plazo marcado por el tique, aunque estas últimas podrán anularse previo pago de una tasa antes de dos horas. En una fórmula muy similar a la que han aplicado otras ciudades recientemente como Santander o Lugo.

De hecho, el personal de la concesionaria recibió formación en resolución de conflictos hace ya dos años largos. Dos años, porque la ordenanza, aún con matices, lleva más de ese tiempo durmiendo. El nuevo contratado fue adjudicado a Eysa en diciembre de 2014 e incluía que los 22 controladores del servicio tendrían una PDA compatible con los sistemas de la Policía Local, porque preveía que fueran estos los que controlasen el estacionamiento irregular en sus zonas. No solo las marcadas en azul o verde, sino las de carga y descarga, los estacionamientos que bloqueasen un vado o la doble fila. El equipo de gobierno, sin embargo, no se atrevió a aplicarlo a meses de las elecciones en las que perdería la Alcaldía.

Reformar la ordenanza

Además, todo el proceso requiere de la previa modificación de la ordenanza actual como pretende el equipo de gobierno con el objetivo declarado del nuevo contrato es fomentar la rotación en el estacionamiento y desincentivar el uso del automóvil particular para mejorar la movilidad.

Para ello se creará una zona más, con un tiempo de estacionamiento muy limitado -45 minutos como máximo- que se aplicará en las calles del centro o zonas de gran afluencia de vehículos. Otra, naranja, permitirá estacionar un máximo de cuatro horas y habrá una tercer, intermedia para algunas zonas de los barrios.

Los nuevos parquímetros facilitan la tarea, obligan a poner la matrícula y la aplicación móvil sigue ganando usuarios: dos de cada 10 conductores ya la usan, según los datos que facilitó la concejala ayer a TPA.

La mala noticia es que el exceso de tiempo generará de forma automática una sanción por 90 euros. El Ayuntamiento defiende que así se terminará con los abusos en las zonas de carga y descarga, donde es muy frecuente que estacionen furgonetas durante todo el día, y con lo que llama 'coches lapa', los que estacionan en la misma plaza más de dos horas, aunque paguen la tasa correspondiente.

Temas

Oviedo, Ora

Fotos

Vídeos