«Escuché derrapar e impactos en sillas y mesas; luego me golpeó y salí volando»

El coche, procedente de la calle Asturias, giró a Matemático Pedrayes y embistió a una mujer que estaba en la terraza del Nuevo Ayala. / P. L.

María Rañón, víctima del atropello en una terraza de Matemático Pedrayes, trata de localizar a la conductora que se dio a la fuga

J. C. A. OVIEDO.

María Rañón, de 51 años, se recupera en casa de las contusiones y fuertes dolores que le produjo el atropello que sufrió el pasado viernes. Los hechos ocurrieron a las 20.30 horas en la confluencia de las calles Asturias y Matemático Pedrayes, cuando estaba descansando en la terraza de la cafetería Nuevo Ayala.

«Salía de la piscina porque estoy convaleciente de una operación de espalda y me senté en una silla a leer un libro. Según me senté, automáticamente sentí un coche derrapar y darme con el capó en la espalda, con tan mala suerte que me golpeó en la zona operada. Salí desplazada con la silla un montón de metros», explicó ayer Rañón. Añadió que por suerte «sabía que no me había hecho una lesión nueva. Pero a partir del golpe no recuerdo nada porque me quedé aturdida».

Atropello
Tuvo luagar en Matemático Pedrayes a las 20.30 horas del viernes en la terraza de la cafetería Ayala.
Búsqueda
Al cierre de esta edición la Policía Local mantenía abierta su investigación para esclarecer el atropello.
Redes sociales
María Rañon trata de lograr que más imágenes de los testigos salgana a la luz para encontrar a la conductora fugada.

Tras el atropello, clientes de la cafetería y testigos de lo ocurrido salieron corriendo en pos del vehículo. Lo lograron interceptar en la calle Cervantes. Al parecer, lo conducía una mujer, pero la historia y las pesquisas policiales se complican. «Mucha gente empezó a correr detrás de la conductora y la consiguieron parar más abajo. Dijo que iba a aparcar y que volvía, pero evidentemente no volvió», señala la herida.

Se sabe que al menos dos clientes sacaron fotos del turismo y de la matrícula. El sábado, según confirmaron fuentes de la Policía Local, el dueño del vehículo afirmó que no lo movió de donde estaba aparcado durante toda la jornada del viernes.

«Lo malo fue que cuando la gente localizó la matrícula y fueron al dueño del coche, dijo que no se había movido de allí en todo el día. Que no sabían de qué estaban hablando y lo están negando todo», abundó la víctima.

De esta manera, la investigación para esclarecer quién es la conductora que arremetió contra la terraza, ubicada en una calle de circulación restringida, a la que solamente pueden acceder vehículos de vecinos y comerciantes, continúa.

Una ambulancia se encargó de trasladar a la herida al Hospital Central de Asturias, quien a pesar del impacto logró levantarse por sí sola del suelo. «Mala suerte, me tocó a mí», exclama. «Además de arrollar las mesas, solo sentí que iba muy deprisa. Aturdida ya fue cuando la gente llamo a la Policía y la ambulancia y me trasladaron al HUCA», relató. Ya en casa, cuenta que estuvo ingresada «y me hicieron radiografías que confirmaron las fuertes contusiones. Lo peor fue el golpe con el capó, ahora el dolor es insoportable en la zona de la operación». Ahora quiere dar con la persona responsable, así que pide que si alguien tiene fotografías salgan a la luz.

«Creo que hay gente con imágenes que pueden demostrar que el coche no estaba guardado y que pasó por allí. La Policía las tiene, pese a que el dueño parece que no sabe de qué le están hablando», afirmó la afectada añadiendo, a su vez, que «la propietaria de la cafetería también va a poner una denuncia». Extremo que confirmó este periódico ayer por la tarde con una de las dueñas del establecimiento.

Una hipótesis habitual de atropellos con fugas del conductor responsable es el consumo de alcohol o drogas. «Igual iba colgada y había tomado algún estupefaciente y estarán escondiéndola hasta que se le pase. Pero tampoco se sabe bien. El caso es que yo estoy en la cama, dolorida, tomando calmantes y sin poder moverme», remató.

Temas

Huca, Oviedo

Fotos

Vídeos