La escuela de Colloto contará con un cercado anti gatos

J. C. A. OVIEDO.

«En unos días se recuperará la normalidad y los niños podrán salir a jugar al patio sin problema», avanzó ayer la concejala de Educación y Salud Pública, Mercedes González, refiriéndose a la zona de juegos de la Escuela Infantil de Colloto, clausurada desde hace un mes por la presencia de parásitos, lombrices, en los excrementos que los gatos del barrio deponen en sus correrías.

Los padres de los alumnos, ante esta situación, pidieron la pasada semana «celeridad» al Ayuntamiento para que mejorara el cierre perimetral de la escuela e impedir así el paso de los felinos. «Se va a proceder al cierre del único espacio por el que pueden entrar los gatos, que es el espacio que queda entre las barreras de madera del cierre», explicó la concejala que añadió que se incorporará «un material» al vallado que haga impenetrable el recinto.

Asimismo, la concejala defendió las medidas tomadas por su departamento para garantizar la salud de los niños en detrimento de sus horas de juego. «Lo que hicimos fue lo recomendado por médicos y veterinarios. Ante la sospecha de que se pudiera transmitir algún tipo de enfermedad por las secreciones de los animales, protegimos a los niños», razonó la edil que añadió que «como no podíamos tener el cien por cien de seguridad de que los animales no penetrasen se prefirió que los niños no convivieran con eso».

A más tardar, el jueves, las familias y la dirección del centro mantendrán una reunión con responsables de Salud para conocer los siguientes pasos a dar ante la reapertura del patio. «Unas explicaciones que ya se han dado», reiteró la concejala Mercedes González.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos