Un estudio data el Arca Santa de la Catedral de Oviedo en torno a 1096

Un estudio data el Arca Santa de la Catedral de Oviedo en torno a 1096

La Fundación Santa María la Real ha publicado el libro 'El Arca Santa de la catedral de Oviedo', en el que el autor, César García de Castro, data la creación del Arca en torno al año 1096

EUROPA PRESS

La Fundación Santa María la Real ha publicado el libro 'El Arca Santa de la catedral de Oviedo', en el que el autor, César García de Castro, data la creación del Arca en torno al año 1096.

El autor es doctor en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo y conservador del Museo Arqueológico de Asturias. En el libro ha recopilado y resumido la memoria histórico-artística de la pieza desarrollada tras su reciente restauración.

En un centenar de páginas el autor profundiza en la historia del Arca Santa, así como en su fabricación, su contenido epigráfico e iconográfico o su cronología. Los estudios se ven acompañados por un buen número de fotografías, que facilitan la comprensión del libro, destinado a acercar a la sociedad la obra de orfebrería.

Según afirma en nota de prensa el autor del libro, la publicación no hubiera sido posible sin el "minucioso estudio" del Arca posibilitado primero por la restauración del interior de la Cámara Santa de la catedral de Oviedo y, posteriormente, entre marzo y julio de 2017, por los trabajos de restauración de la pieza, que "desde su restitución a la capilla de san Miguel en 1942 no había podido ser examinada convenientemente por los investigadores".

La técnica de fabricación del Arca, "un cajón de madera, labrado a azuela, revestido de planchas de plata parcialmente doradas", difiere, según el autor, de la de otras arquetas o arcas-relicarios medievales, "el formato de cajón cúbico, con cubierta plana es muy minoritario", ha explicado.

"La mayor parte de los relicarios plenomedievales fueron concebidos para albergar esqueletos, por lo que mantienen el formato de sarcófagos", continúa para afirmar que "la elección del formato del arca ovetense" resulta, pues, "lógica", aunque "aislada" entre los conservados hasta la actualidad.

Según García, existen "al menos tres manos distintas en la confección del arca". "Un primer maestro fue responsable de la cubierta, al segundo se le encargaron los paneles frontal e izquierdo y al tercero el lateral derecho", ha explicado. Pese a todo existe, asegura el autor, "una planificación conjunta de cada panel desde el principio".

La documentación consultada hace presuponer al historiador que la pieza pudo ser ejecutada entre 1090-1100 y, más en concreto, "en torno a 1096-1097, siendo su destinatario el obispo Martín o, quizá, su antecesor Arias, gran colaborador de Alfonso VI, en el último período de su mandato".

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos