«Éxito rotundo de participación»

Animados bailes tradicionales bajo la carpa, ayer concurrida, del Centro Asturiano.
Animados bailes tradicionales bajo la carpa, ayer concurrida, del Centro Asturiano. / MARIO ROJAS

El Centro Asturiano de Oviedo reparte 14.000 bollos para su fin de fiesta | Alfredo Canteli, presidente del club pone «un diez a los socios» en una última jornada en la que, inevitablemente, el derbi se coló en la agenda

J. C. A. OVIEDO.

El Centro Asturiano de Oviedo cerró ayer sus fiestas con el reparto de 14.000 bollos de los que dieron buena cuenta socios e invitados. Un buen puñado de ellos, como es tradición, fueron servidos en la Cocina Económica. Ayer, pese a que el buen tiempo había acompañado durante toda la semana, la lluvia hizo acto de presencia y varias de las actividades tuvieron que ser trasladadas a la carpa.

La jornada tuvo varios platos principales y estuvo amenizada por las bandas de gaitas Esbardu, Xiranda, Teixo, Manolo Quirós y la del Centro Asturiano. Como no podía ser de otra manera, el derbi entre Sporting y Oviedo se coló en la programación. A las seis de la tarde todas las televisiones del centro conectaron con el encuentro y varios centenares de socios ocuparon el salón de actos, cafería y demás salas para seguir las evoluciones del partido de balompié. Al finalizar, reparto de puntos.

Antes, con la celebración de la romería los socios rememoraron las tradiciones asturianas. Algo con lo que los más pequeños también disfrutaron. Para ellos, la Asociación de Artistas y emprendedores de Llamas de Mouro ofrecieron un taller de alfarería. Pringados hasta las orejas de barro, los niños aprendieron el torneado y moldeado de piezas.

Además, para los más movidos, el Grupo Deportivo 6 Conceyos ocupó la cancha de futbito con toda su oferta e juegos y deportes tradicionales. «Enseñamos juegos tradicionales para que los guajes sepan que no todo es estar con la consola, que hay más cosas», explicó Ricardo Fernández, 'Blimea', mientras enroscaba el cordal a una peonza gigante.

A su alrededor los niños se entretenía con los aros, hacían carreras de tortugas o se subían a los zancos con destreza hasta que apereció la temida lluvia. Cobijados en la carpa, las familias dieron buena cuenta de los bollos y el vino, como la famila Tamargo que estaban «muy a gusto» mientras los danzarines de los grupos Noceu y los del propio Centro Asturiano, se arrimaban al son de la gaita y el pandero.

El presidente del Centro, Alfredo Canteli felició a los socios por el «éxito rotundo de participación y de comprtamiento» durante toda la semana. «A los socios hay que darles un diez. La lluvia nos complicó un poco, pero respondieron como siempre y esa es la fortaleza del Centro», explicó. El fin de fiestas lo pusieron los fuegos y la verbena.

Fotos

Vídeos