«Fadila no puede estar en prisión porque un asesino confeso haya matado a su hijo»

José María Álvarez Seijo, Ignacio Vidau Argüelles y Ángel Aznárez Rubio, miembros de la saña Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). / PIÑA
José María Álvarez Seijo, Ignacio Vidau Argüelles y Ángel Aznárez Rubio, miembros de la saña Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). / PIÑA

Las defensas de los asesinos del pequeño Imran piden de nuevo la repetición del juicio para David Fuentes y la libre absolución para la madre

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Víctima de una injusticia y víctima de violencia de género. Así presentó la abogada Belén González a Fadila Chardoud, la madre del pequeño Imran, condenada junto a David Fuentes, su expareja, a 33 años y cinco meses de prisión por los delitos de asesinato del niño, malos tratos habituales, lesiones y profanación de cadáver. A él, como autor material del crimen y a ella, como autora por omisión, por no haber hecho nada para impedir la muerte de su bebé, de tan solo 21 meses.

Ayer se repitió, de nuevo, la vista de apelación de la sentencia, en la sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. Hay que recordar que la primera vista, celebrada el 26 de septiembre, fue anulada por la baja de uno de los magistrados, encargado de revisar los recursos de apelación. Ayer fue sustituido por José María Álvarez Seijo, de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial. Ninguno de los acusados compareció ni en sala ni a través de videoconferencia.

Los objetivos de los recursos presentados por los abogados de los dos acusados no variaron un ápice de los defendidos el pasado mes de septiembre. Fernando de Barutell solicitó, de nuevo, la repetición del juicio oral para David Fuentes y la letrada de Fadila Chardoud, Belén González, solicitó su libre absolución. No cambiaron el fondo pero sí las formas de presentar a sus representados. Fue el caso de la abogada de la madre del bebé asesinado.

Belén González aprovechó la repetición de la vista para desarrollar un discurso más lacrimógeno y lastimero en la defensa de Fadila Chardoud, a la que volvió a presentar como una víctima de la violencia de género por parte de David Fuentes. «A ella no se la puede penalizar por seguir viva. Se está cometiendo una injusticia». Incluso fue más allá. Belén González no dudó en comparar la situación de Fadila Chardoud con el calvario que sufrió la madre de los pequeños Ruth y José Bretón Ortiz, asesinados en Córdoba por su padre, José Bretón, como venganza contra la madre de los niños tras la separación matrimonial. González llegó a lamentar que ni a Fadila ni a su hijo se les haya incluido como víctimas de la violencia de género, como sí se hizo con Ruth Ortiz. Dicho esto, aseguró que «hacer justicia a Imran es hacer justicia a su madre».

La letrada argumentó que durante el juicio, celebrado el pasado mes de marzo en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, se quebrantaron las normas y garantías procesales de su defendida, se vulneró su derecho de presunción de inocencia y se le aplicaron indebidamente los delitos de asesinato y maltrato continuado. «Fadila no puede estar en prisión porque un asesino confeso haya matado a su hijo. Ella es una víctima», enfatizó Belén González ante los magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. La abogada volvió a defender que fue David Fuentes quien mató al hijo de Fadila aprovechando la ausencia de esta del domicilio y proclamó la inocencia de la madre del bebé asesinado por lo que solicitó una nueva sentencia absolutoria para ella.

Estos argumentos no convencieron al Ministerio Fiscal. Tomás Álvarez-Buylla reiteró que «no hay prueba alguna» de que Fadila Chardoud fuese víctima de la violencia machista por parte de David Fuentes.

Por su parte, el abogado del condenado como autor material del asesinato del bebé, Fernando de Barutell, insistió en la repetición del juicio. Argumentó que el veredicto del jurado popular «tiene unas contradicciones que son insalvables». Según explicó el letrado, el veredicto de culpabilidad fue contradictorio con los hechos presentados durante el juicio, celebrado la Sección Tercera de la Audiencia Provincial el pasado mes de marzo. «Esto es de importancia capital porque dan como probados unos hechos pero el veredicto de culpabilidad es distinto a esos hechos», esgrimió Fernando de Barutell.

El letrado, se mostró confiado en que «se dicte una sentencia absolutoria o bien se repita el juicio». Sin embargo, en la vista de ayer como ocurrió en la del pasado septiembre, tanto la Fiscalía como la acusación particular, ejercida por Pablo Díaz Carrera, confirmaron la sentencia condenatoria de los dos acusados y rechazaron los recursos de apelación presentados por los dos acusados. Entienden que tanto el veredicto del jurado popular como la sentencia dictada por la magistrada de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, Ana Álvarez, están ajustados a derecho.

Fotos

Vídeos