Fernández Cubas: «El cuento no tiene por qué gustar a todo el mundo»

Fernández Cubas, en un repleto Salón de Té del Teatro Campoamor. /  A. PIÑA
Fernández Cubas, en un repleto Salón de Té del Teatro Campoamor. / A. PIÑA

La escritora catalana inaugura las tertulias literarias del Campoamor charlando con los lectores sobre 'La habitación de nona'

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Las tertulias literarias del Salón de Té del Teatro Campoamor, una vieja tradición recuperada del año pasado por iniciativa del Ayuntamiento y de la editora Marta Magadán, volvió este año de mano de la escritora catalana Cristina Fernández Cubas, que departió sobre todo sobre su última obra, el libro de relatos 'La habitación de nona' (2015).

La autora, que ganó con esta obra el Premio Nacional de Narrativa de 2016, afirmó que no le «gusta mucho» la palabra «mensaje» para su libro. Eso sí, en los seis relatos, cada uno con su propio registro, «el orden no es casualidad. El último es el más optimista» porque quiere transmitir a los lectores que «siempre nos queda la imaginación».

Cubas defendió el cuento, un «género mágico» que «no tiene por qué gustar a todo el mundo» porque «exige un lector colaborador y a lo mejor no tienen todos ganas de trabajar». Empezó su trayectoria con un libro con varios cuentos, 'Mi hermana Elba', en 1980, cuando «sorprendía bastante que te lo dejaran publicar» en tiempos del imperio de la novela. Apuesta por un cuento que «después del punto final sigue en la cabeza del lector».

Referentes

«Al hablar de referentes se piensa en algo libresco. Los míos son la infancia en mi pueblo (Arenys de Mar, 1945), las historias que me contaban y los miedos por las noches». Cuentistas como Josefina Aldecoa o Ana María Matute «eran amigas, a pesar de la diferencia de edad».

Ante un nutrido público, Cubas estuvo acompañada de la periodista Beatriz Álvarez, que alabó su narrativa «excepcional, inquietante y llena de magia». La catalana rehuyó hablar de proyectos: «Es poner un corsé a algo que no existe». De Oviedo, disfrutó de «esta mañana (por la de ayer ) dedicada a pasear y ver la Catedral, que es maravillosa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos