La Fiscalía investiga posibles irregularidades en el contrato de las emisoras de la Policía Local

Un agente de la Policía Local vigilando una plaza del Oviedo Antiguo. / ALEX PIÑA
Un agente de la Policía Local vigilando una plaza del Oviedo Antiguo. / ALEX PIÑA

Una de las empresas excluidas estudia pedir la anulación del proceso al entender que estaba manipulado en favor de un solo operador

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

La Fiscalía del Principado de Asturias investiga las presuntas irregularidades en el contrato para dotar de un nuevo sistema de comunicaciones a la Policía Local. Lo hace a instancias del Ayuntamiento, según confirmaron fuentes municipales, ya que fue el equipo de gobierno el que decidió poner en conocimiento del Ministerio Público las sospechas y denuncias existentes sobre este proceso de contratación, pero puede no ser el único denunciante. Una de las empresas excluidas de la licitación, Eagle Eye, estudia llevar ante la justicia la posible manipulación de los pliegos técnicos en favor de un solo operador tecnológico y su exclusión por «aspectos no contemplados en los mismos», como la reserva de la banda de frecuencia licenciada.

El contrato lo anunció el alcalde en el mes de marzo, con ocasión de la presentación de las nuevas motos para la Policía Local. Wenceslao López lo inscribió dentro del plan de modernización del área de Seguridad Ciudadana, que además de la implantación del nuevo sistema de comunicaciones para los tres servicios, incluía la compra este año de 'tablets' para tramitar digitalmente expedientes y sanciones por importe de 223.000. Los equipos de radio, dijo el regidor, saldría a licitación a las próximas semanas «por unos 300.000 euros». Cuando los pliegos fueron aprobados, ya en mayo, el importe del contrato había subido a 345.000 euros.

El objeto del contrato es sencillo. Las comunicaciones de Policía Local y Bomberos no están completamente digitalizadas y cifradas y su arquitectura da lugar a numerosos fallos que han llevado a los agentes, por ejemplo, a depender de sus teléfonos móviles particulares durante alguna de las últimas ediciones de los Premios Princesa. Lo que no están tan claro son las razones por las que solo una de las ofertas superó el examen técnico que el Ayuntamiento encomendó a un profesor de la Universidad.

El dictamen de este excluyó del procedimiento a Eagle Eye y Cabielles por no presentar una oferta sobre una banda de frecuencia licenciada, entendiendo que esta carencia no garantizaba que no se pudieran producir interferencias en un futuro que afectasen a las comunicaciones. El pliego técnico, elaborado por el mismo profesional, no requiere que se haya pedido licencia para operar en una banda determinada con anterioridad a la adjudicación, admiten fuentes municipales. «Está hecho para que solo pueda optar quien trabaja con tecnología de Motorola», expone un portavoz de Eagle Eye, empresa que estudia denunciar el contrato.

A todo ello se suma que el Ayuntamiento recibió en verano varios correos en los que un técnico comercial denunciaba el amaño del concurso entre una de las empresas, la propia Eagle Eye, y el responsable municipal del contrato. Estas denuncias llevaron a paralizar durante semanas la adjudicación, pero no fueron ratificadas por el denunciante cuando se le instó a ello. Además causó extrañeza que la presunta manipuladora de los pliegos quedase excluida del procedimiento a la primera. La empresa afectada circunscribe la denuncia a una «venganza» de un representante e insiste en que «si hubiésemos manipulado el contrato no nos habríamos autoexcluido, está hecho a la medida de otras operadoras».

El concejal de Seguridad, Ricardo Fernández, confirmó que el Ayuntamiento ha dejado en manos de la Fiscalía el caso, pero que ha tenido que seguir adelante con la contratación. Tan sólo falta aprobar la adjudicación del servicio con Aerco en junta de gobierno. «Es lo que nos dicen los técnicos que hay que hacer», resume.

Cosas extrañas

Algo raro hay. La publicación de los pliegos dio lugar a varias solicitudes de aclaraciones por parte de empresas interesadas. Los pliegos, por ejemplo, exigían la creación de unas «pasarelas de comunicaciones» entre la red Tetra, el sistema actualmente operativo que se mantendría como respaldo, y los nuevos equipos, pero la documentación técnica ni siquiera explicaba las características del sistema actual. Las pasarelas, de hecho, las puso en marcha otra empresa dentro del contrato de mantenimiento de los equipos y han paliado muchos de los fallos del sistema en los últimos cuatro años. Tampoco detallaba, por ejemplo las ubicaciones precisas de las tres antenas radiantes y repetidoras que sostienen el sistema

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos