El Ayuntamiento mantiene en uso los foto-rojo a la espera de dos resoluciones judiciales

La glorieta de la Cruz Roja está controlada por un foto-rojo.
La glorieta de la Cruz Roja está controlada por un foto-rojo. / M. R.

Fernández destaca que el sistema de Oviedo no es igual que el cuestionado por el Supremo y dice que hasta ahora está avalado por los tribunales

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El Ayuntamiento mantendrá en funcionamientos los semáforos foto rojo pese a la reciente sentencia del Tribunal Supremo que vuelve a poner en duda la validez de las sanciones de tráfico impuestas a través de estos sistemas automáticos; en Oviedo, unas 11.500 al año entre la plaza de Castilla y la de la Cruz Roja. El concejal de Seguridad, Ricardo Fernández, explicó ayer que se mantendrá el mismo criterio que con el uso del cinemómetro: esperar a que los tribunales se pronuncien sobre el caso concreto de los de Oviedo y precisó que, en estos momentos, hay dos recursos contra sanciones impuestas por este sistema pendientes de fallo.

La sentencia del Supremo se refiere a una sanción impuesta por el Ayuntamiento de Catarroja (Valencia) y se trata de un recurso de casación en interés de ley de difícil traslación a la jurisdicción ordinaria. Fernández recordó además que se sustenta en un hecho que «los tribunales consideran que no se da en Oviedo». El fallo del Supremo argumenta, un poco traído por los pelos, que los equipos de foto-rojo deben estar sujetos a control metrológico porque hacen una medición de la iluminación. «No es nuestro caso, al menos hasta ahora los magistrados han considerado que es el equivalente a una cámara de fotos y no está sujeto a ese requisito. Ahora si cambia el criterio, obraremos en consecuencia».

Paneles y radares

Esto es, el Ayuntamiento suspenderá su uso y pedirá los certificados que sean necesarios para garantizar su correcto funcionamiento y garantías. Además, la Concejalía de Seguridad tiene previsto instalar este año sendos paneles en los accesos a las glorietas de la plaza de Castilla y de la Cruz Roja en lo que, además de informar sobre el estado del tráfico o posibles incidencias, se mostrará la 'cuenta atrás' para el cambio de ciclo del semáforo. Todo con el objetivo de evitar entradas 'apurando' en la rotonda que puedan poner en riesgo la seguridad en dos vías que son las de mayor tráfico de la ciudad, con entre 30.000 y 35.000 vehículos diarios, según los datos que facilitó el concejal.

La medida forma parte de una plan de inversión de un millón de euros en seguridad vial que se acometerá este año y que, además de incluir la instalación de báculos semafóricos o señalización, contempla reservar 300.000 euros para anticiparse a la reordenación de las rondas interiores que pretende el equipo de gobierno para reducir el efecto barrera de las mismas. El proyecto supondrá la instalación de más paneles informativos y de fibra óptica y sensores para medir y disponer de datos de tráfico en tiempo real.

Por otro lado, Ricardo Fernández volvió ayer a eludir precisar si el cinemómetro municipal -el que rota por los seis cajetines situados en distintas vías- vuelve a estar en servicio, después de que el Centro Español de Metrología avalase su precisión de nuevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos