Francisco Caamaño pide regular el derecho de defensa

CECILIA PÉREZ OVIEDO

El exministro de Justicia Francisco Caamaño asistió ayer a la clausura de las primeras Jornadas sobre Comunicación y Abogacía organizadas por el Colegio de Abogados de Oviedo. Su intervención no pasó por alto la necesidad de «establecer límites, condiciones y reglas de juego» entre los medios de comunicación y la Justicia activa.

El mecanismo lo encontró el exministro, que ocupó la cartera de Justicia durante dos años en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en la necesidad de crear una ley reguladora del derecho de defensa que evite que los acusados sean sometidos a juicios paralelos al penal. «Me preocupa este vacío y la falta de respuesta», expuso.

Puso de relieve la relación de «amor-odio» entre el derecho de defensa y los creadores de opinión. «Los jueces y abogados no viven al margen de la opinión pública. Si estamos en una sociedad mediática hay que juzgar en una sociedad mediática y la administración de Justicia debe modularse sobre ello», enfatizó.

El exministro argumentó que «la Justicia no escapa al espectáculo» mediático de ciertos casos, más cuando el acusado es un cliente de «perfil alto» y mediático que obliga al propio abogado a entrar en «ese juego».

Un juego donde la presión mediática, apuntó el exministro, «a veces es tan dura que hay que poner condiciones para ejercer la defensa y los abogados no son héroes, son profesionales».

Caamaño llevó su reflexión hasta el punto de que «hay clientes que prefieren pactar una condena con Fiscalía a que su caso salga a la opinión pública». Un hecho, que en palabras del exministro «ocurre más de lo que queremos» y que acaba dañando el derecho de defensa porque «no hay reglas mínimas entre la Justicia y los medios de comunicación».

Tiró el guante a las instituciones públicas asegurando echar en falta políticas activas que eviten que «al final sea el pueblo quien acabe juzgando».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos