La ausencia de Somos obliga a 'Rivi' a usar su voto de calidad para asumir el control de la FMC

La ausencia de Somos obliga a 'Rivi' a usar su voto de calidad para asumir el control de la FMC
Roberto Sánchez Ramos. / E. C.

La oposición habría tumbado los estatutos de la Fundación de Cultura si el edil del PP Francisco García, no liberado, hubiera ido a la reunión

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Dos votaciones empatadas a tres. María Ablanedo, Gerardo Antuña y Luis Pacho con el 'no' y Ricardo Fernández, Diego Valiño y Roberto Sánchez Ramos, levantando el brazo del 'sí'. A la tercera, 'Rivi' se vio obligado a usar su voto de calidad como presidente de la Fundación Municipal de Cultura (FMC) para aprobar los nuevos de estatutos. Un cambio en la reglamentación que le infieren, además, plenos poderes en la ejecución directiva de la entidad.

Esas pírricas cuentas y la extraña reunión del consejo rector que se celebró ayer no estaban en el guión del equipo de gobierno. La inexplicable ausencia de los concejales de Somos, Ana Taboada y Fernando Villacampa, dejó a la intemperie a sus dos socios de gobierno frente a la oposición. Inexplicable porque al cierre de esta edición no se logró recabar explicación de la candidatura de unidad popular acerca de la ausencia de la vicealcaldesa.

Todo, cuando PP y Ciudadanos habían anunciado que iban a votar en contra; como así hicieron. De hecho, si el edil popular Francisco García hubiese sido un concejal liberado y en el momento del consejo no hubiera estado en su puesto de trabajo, los dos partidos de la oposición habrían mandando los planes del Rivi al limbo.

El gerente

Unos planes anunciados el pasado abril, inmediatamente después de que Roberto Sancifrián, el actual gerente de la FMC, tomara posesión del cargo. La misma Izquierda Unida que ahora aboga por eliminar la gerencia con el cambio de estatutos fue la que instó a crear una plaza a la que se presentaron tres funcionarios y sobre la que se tuvieron que pronunciar los tribunales. Fuentes consultadas especularon con la posibilidad de que la espantada de Somos tenga que ver con que Sancifrián valore denunciar al Consistorio cuando su plaza se amortice. Asimismo, explicaron que el procedimiento de aprobación del reglamento es similar al de una ordenanza y pasará por junta de gobierno, comisión y finalmente por el Pleno. «¿Qué hará Somos en el Pleno? ¿También se ausentará?», se preguntaron.

Antuña explicó al término de la votación que lo ocurrido en las dependencias consistoriales fue «una dejación de funciones de Somos impresentable. Flagrante. Un insulto a sus deberes institucionales y de representación de los ovetenses». Tanto Taboada como Villacampa son dos concejales liberados y García, no. Los concejales del PP habían anunciado en la víspera que con la asunción del control total de la FMC por parte de Sánchez Ramos, la entidad está abocada al «colapso» y que lo que está ocurriendo con el funcionario que sacó la plaza es «acoso». «Lo que ha hecho Somos va más allá de lo que ocurre con las votaciones para aprobar la programación de la FMC, esto era una convocatoria extraordinaria y no se han presentado», resumió el concejal popular.

Ciudadanos también elevó el tono para censurar la ausencia de los ediles de Somos. «Representa la completa y absoluta irresponsabilidad de este grupo político. La guerra interna del tripartito es mucho más seria de lo que parecía», se despachó Luis Pacho. «La cobardía por parte de los concejales de Somos alcanza cotas insospechadas, con su deliberada ausencia en una votación fundamental como la que iba a tener hoy lugar en la FMC. Esos nuevos estatutos tendrán que ir a Pleno, nos preguntamos qué votarán, no están a la altura del cargo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos