El futuro de Oviedo en setenta hectáreas

Vista panorámica de la ciudad de Oviedo/MARIO ROJAS
Vista panorámica de la ciudad de Oviedo / MARIO ROJAS

La ciudad afronta en los próximos años un completo proceso de reconversión | Los proyectos del antiguo HUCA, el bulevar de Santullano, el Campo de San Francisco y El Vasco definirán la capital del siglo XXI

JUAN CARLOS ABADOviedo.

La ciudad está en vísperas de algo aunque todavía no se sabe muy bien qué. Hay ideas y concursos para darlas, para que equipos de arquitectos, ingenieros y hasta geólogos hagan juego, dibujen sobre el papel su propuesta para el Oviedo del siglo XXI. En teoría, una ciudad mejor, más verde y sostenible.

Porque a la espera de concretar la contratación de los proyectos que ya están en marcha, el del antiguo HUCA (comprende 23 hectáreas), y el del bulevar de Santullano (cuyo pliego inicial habla de una zona de acutación de «2 kilómetros» con una influencia en el área metropolitana de «49 hectáreas»), el de la peatonalización y reordenación del entorno del Campo de San Francisco está atascado en su licitación inicial, pendiente de que la junta de gobierno local le dé el pase.

Así, de la zona alta a la baja de la ciudad, del depósito de aguas de Sánchez del Río al pabellón de cañones del mismo autor en la fábrica de armas (que también juega su papel en las negociaciones con el Ministeriode Defensa), son muchos los interrogantes en cuanto a licitaciones, presupuestos y plazos. Sobre todo, porque cada actuación tiene su peculiaridad que la dificulta y, por encima de todo, porque el área de Urbanismo del Ayuntamiento está enfrascada en la modificación de los dos documentos directores a los que se tiene que atener todo lo que se haga en la ciudad: el Plan General de Ordenación y el Plan de Movilidad Urbana Sostenible.

A falta del último trámite que así lo indique, el nuevo PGO lo realizarán Víctor García Oviedo, Ramón Fernández-Rañada y Tema 3. Si la mesa de contratación no ve claro que su propuesta se adecúe a los criterios técnicos, la UTE conformada por Andrés, Masía y Paisaje Transversal tendrá su oportunidad.

Más complicaciones para llevar todo a buen puerto será el encaje de los intereses de las administraciones que tienen algo que decir, por ejemplo, en El Cristo. Ayuntamiento, Principado y Ministerio del Interior verán afectados terrenos de su propiedad en cuanto entre la primera excavadora en el antiguo hospital mientras los vecinos claman por un centro social «provisional» antes de que ello ocurra. En el caso de la futura Ronda Norte, el Ayuntamiento y el Principado acordaron, antes de nada, pactar una solución en la rotonda de Luis Oliver. Menos es nada. Y qué decir de las negociaciones con Defensa para la reversión de los terrenos de la fábrica de armas que también afecta a ‘Bosque y Valle’, el proyecto para el bulevar de Santullano.

«Veinte años tarde»

Preguntado acerca del corrimiento de tierras que se acerca, Ignacio Fernández del Páramo, concejal de Urbanismo, es optimista: «Llegamos veinte años tarde pero somos ambiciosos como cualquier otra ciudad de Europa que quiere cambiar un modelo demostrado erróneo». En cuanto a la financiación de las actuaciones, Del Páramo explica que el plan de El Cristo necesitará de «autofinanciación», algo exigido en los propios pliegos. De San Julián de los Prados, «el gran eje del bulevar», presenta menos problemas por la captaciónde los 10,3 millones de fondos europeos. Unos Edusi que comenzarán a entrar en el momento que se licite la primera actuación en 2018 y para los que ya han postulado empresas madrileñas para auditarlos y que las obras se realicen en tiempo y forma.

«Si se hubiera hecho esta reflexión hace veinte años con el mercado de la construcción en su época buena», afirma el edil, «se habría partido de una mejor posición» para restañar un sistema de movilidad y urbanismo asociado al ladrillo. No obstante, explica, las «ventanas de oportunidad» en las ciudades no duran mucho tiempo y «hay que aprovecharlas». Todo ello con problemas derivados de la propia burbuja, como las 18.000 viviendas vacías que hay en la ciudad o los problemas de accesibilidad en la zona rural. Es mucha tela para cortar cuando también se prevé una nueva salida para La Florida y una solución para El Naranco.

Todo y más, cuando hay dos actuaciones privadas que tambén tienen que decir en el futuro de la ciudad. El proyecto para El Vasco está pendiente de recibir la licencia de obra. Según los cálculos de Gran Bulevar, una vez terminado se liberarán 13.000 metros cuadrados de espacio público en el centro de la ciudad.

En Ciudad Naranco, el acuerdo del colegio Loyola con Enjoy Wellness prevé la construcción de un gimnasio privado frente al fallido spa, aunque el Ayuntamiento no descarta seguir con su proyecto ajeno a la iniciativa de los Escolapios.

La propia concejala de Infraestructuras, Ana Rivas, el día de la presentación del proyecto de Santullano, afirmó que se acababa entonces la fase «artística». Se entra ahora, así, en una más prosaica de pliegos, financiación y respuestas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos