«El gobierno estará encantado de reunirse con el arzobispo y que nos facilite la información»

D. LUMBRERAS OVIEDO.

La vicealcaldesa, Ana Taboada, trató de quitar ayer hierro a la carta que el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, remitió al alcalde, Wenceslao López, donde el prelado se declaraba «sorprendido» por «el fondo y la forma» con la que el concejal de Economía, Rubén Rosón, le envió el pasado día 23 un «requerimiento» para que colaborase en la elaboración de un listado de bienes que, por no tener culto, el Consistorio entiende que deben pagar impuestos municipales, particularmente el IBI. «Que no se moleste, es una cuestión que deriva de las novedades jurídicas que para nosotros son importantes», indicó.

La edil insistió en que «hay que tomarse las cosas con tranquilidad» y que «la Iglesia tiene un patrimonio importante que debería contribuir, al igual que las ONG y las asociaciones». «Estaremos encantados de reunirnos el equipo de gobierno con el arzobispo y que nos ponga a disposición toda la información que tiene», añadió.

Por su parte, la portavoz de IU, Cristina Pontón, valoró que «la respuesta de la Iglesia es la que cabría esperar». Recordó que la semana pasada la junta de gobierno aprobó una propuesta suya para que se indague en el padrón catastral qué bienes tiene la confesión católica y cuáles tendrían que pagar impuestos. «Nuestra responsabilidad como cargos públicos es velar por el erario», argumentó.

Mientras tanto, el principal aludido, Rosón, optó por guardar silencio e insistir en su petición de «colaboración» a la Archidiócesis. Ya había comenzado a elaborar por su cuenta un listado en el que figuran la Casa Sacerdotal y el edificio de Magdalena, diez como susceptibles de pagar tributos. También prefirió callar por el momento el alcalde que, según fuentes municipales, recibió la carta de Sanz Montes anteayer por la tarde y prefiere redactarle una respuesta antes de hacer pública su postura.

El debate nació a partir de una sentencia que obligaba a un colegio religioso a pagar por una reforma al Ayuntamiento de Getafe. El equipo de gobierno entendió que eso le daba carta blanca para reclamar tributos municipales a la Iglesia. Por su parte, el arzobispo asegura que la archidiócesis «está al corriente de todas sus obligaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos