«El Gobierno del PP jibariza los consistorios con una regla de gasto que nadie entiende»

Sánchez Ramos, en el plató de Canal 10. / PALOMA UCHA
Sánchez Ramos, en el plató de Canal 10. / PALOMA UCHA

El edil de Cultura Roberto Sánchez Ramos asegura que «cualquier plan que se vista con viviendas» en El Cristo o La Vega «está condenado al fracaso»

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Roberto Sánchez Ramos, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, fue el protagonista ayer de 'La Lupa' en Canal 10. 'Rivi' se sometió al cuestionario de Juan Neira para repasar los temas más candentes de la actualidad. Desde la oficialidad del asturiano, de la que dijo que «llegamos veinte años tarde al debate», pasando por los presupuestos de la ciudad y acabando en el futuro de la Sociedad Ovetense de Festejos, que él mismo preside.

Pese a llegar tarde al debate por la oficialidad del asturiano, Sánchez Ramos explicó que «estamos mejor que hace veinte años. No hay que tener miedo a defender nuestra cultura y nuestro patrimonio», y desterró, asimismo, las viejas tesis que veían un peligro de una «'herribatasunización'» a la asturiana ligada a la normalización de la llingua. Algo que también ha ocurrido con la defensa de la Ley de la Memoria Histórica: «Si se desnaturaliza la parte ideológica, el debate ahora no tiene por qué ser dramático», afirmó el edil.

Con el capítulo de inversiones del Ayuntamiento de Oviedo para 2018 cerrado, 'Rivi' explicó las «grandes dificultades» para negociar el presupuesto a las que se ha visto sometido el equipo de gobierno. Miró a Madrid y no fue la única vez en toda la entrevista. «Estamos en un momento muy difícil para el municipalismo», exclamó, porque «el Gobierno del PP está jibarizando» a los consistorios con una «regla de gasto que no la entiende nadie». Un elemento «obtuso y difícil de analizar», amén de actuar junto con la tasa de reposición, para frenar, en principio, los desmanes de las administraciones pero que en muchos casos se traduce, según Sánchez Ramos, en un sector público «gripado».

De la fábrica de La Vega y del bulevar de Santullano, aventuró que son «el futuro de Oviedo». Un siglo XXI en el que no cabe la especulación para Izquierda Unida. «¡No hay recalificación, mi general!», exclamó sobre las negociaciones con el Ministerio de Defensa acerca de la devolución a Oviedo de las doce hectáreas y sus edificios. Algo que unió con el Plan HUCA para El Cristo. «Todo plan que se quiera vestir de viviendas está condenado al fracaso», dijo.

También hubo espacio para la protección del Prerrománico, el proyecto de peatonalizción del entorno del Campo de San Francisco y Villa Magadalena, «el peor ejemplo» de mala gestión tras el «robo de las cajas» de ahorro. De la SOF, sin novedad en el frente: «El Ayuntamiento tiene que salir de la sociedad».

Fotos

Vídeos