«Fuiste y serás un gran amigo, te queremos y te recordaremos siempre»

Los amigos de Junior Varela llenaron San Juan durante su funeral. /  M. ROJAS
Los amigos de Junior Varela llenaron San Juan durante su funeral. / M. ROJAS

Familiares y amigos llenan la basílica de San Juan para despedir a Junior Varela, fallecido en un accidente de moto junto al estadio Carlos Tartiere

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

El momento más emotivo que se vivió ayer durante el funeral de Junior Varela en la basílica de San Juan el Real, el joven de 23 años que falleció la madrugada del sábado tras estrellar su moto contra una farola en las inmediaciones del Carlos Tartiere, tuvo lugar al final de la ceremonia.

En un templo abarrotado, un grupo de amigos del fallecido puso en pie a todos los asistentes. Lo hicieron tras escuchar el particular homenaje que rindieron a un «buen amigo».

Fue en el momento que el párroco de la basílica, Javier Suárez, daba por finalizada la homilía cuando pidieron permiso para dirigir unas palabras. «Hoy estamos tristes pero orgullosos de haberte conocido», leyó uno de ellos que hizo suyas las palabras del resto del grupo recordando a Junior Varela. «Fuiste y serás un gran amigo al que recordaremos siempre junto con todos los momentos vividos. Ojalá volvamos a vernos, te queremos». Palabras que arrancaron un sentido aplauso acorde a los sentimientos de las centenares de personas que acudieron a darle su último adiós y mostrar su apoyo a los familiares.

Durante la ceremonia, el párroco tuvo también palabras de consuelo para los padres y la hermana de Junior Varela. «Hay momentos en los que sobran las palabras o deberían ser limitadas para expresar lo que se siente», señaló Javier Suárez durante el funeral. «Uno se siente impotente ante la muerte de un chaval de 23 años con toda la vida por delante». Del fallecido, el párroco recordó su «ilusión por la moto que se había comprado» y destacó a Varela como «un buen chaval», sentimientos que compartieron compañeros del fallecido de su etapa como integrante en la Escolanía de Covadonga o como alumno en el colegio de La Milagrosa.

Mensaje a los jóvenes

La homilía también sirvió para lanzar un mensaje que apeló a la responsabilidad de los jóvenes. El párroco aprovechó la gran cantidad de amigos del fallecido que asistieron al funeral para emplazarles a «cuidar de la vida porque es un tesoro, sed responsables y consecuentes porque las tragedias destrozan», les dijo. Recordó así la imprudencia que terminó con la vida de Junior Varela al ponerse a los mandos de una moto de gran cilindrada sin tener carné para ello.

Junior Varela falleció en el acto tras empotrar su moto contra una farola, en la calle Antonio Sánchez 'Antón', ubicada entre el parque del Oeste y el estadio Carlos Tartiere. Pilotaba sin carné, tenía fecha para examinarse mañana mismo, y sin seguro. Su madre explicó el domingo, durante las honras fúnebres por su hijo celebradas en el Tanatorio Ciudad de Oviedo, que ella misma había pedido al propietario que vendió la moto, de segunda mano, a su hijo que lo diese de baja para evitar que la pilotase antes de sacarse el carné. Una imprudencia que acabó con la vida del joven con tan solo 23 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos