La «herencia recibida» lastra el presupuesto municipal

J. C. A. OVIEDO.

La tasa de moda en Oviedo es la que no se sabe cómo va a gravar a los bienes inmuebles, el IBI. En Asturias, el impuesto que solivianta a una parte de la sociedad es el de sucesiones. De «herencias recibidas», precisamente, habla desde hace dos ejercicios el equipo de gobierno. Las de los agujeros dejados por el Partido Popular en forma de Villa Magdalena y su hermano pequeño, Rodríguez Cabezas.

Más allá de la retórica consistorial y de los trastos que cada uno guarda reservados para la cabeza del rival, lo cierto es que uno de cada siete euros presupuestados para 2017 por el Ayuntamiento se van en pagar en la consignación del palacete de avenida de Galicia y la de la retasación de Rodríguez Cabezas III. Pero no solo.

La expropiación de Loma del Canto I también promete con arremeter contra el bolsillo municipal. El Tribunal Superior de Justicia de Asturias puso precio a la expropiación de los terrenos del único propietario que no se adhirió a la junta de compensación. La cifra aumenta en 1, 5 millones lo estimado por el Consistorio. El auto estima que la deuda asciende a 3,25 millones de base más otro millón de intereses y otros 1,7 millones en concepto de liquidación de intereses y gastos.

Unos 5,5 millones que el TSJA ordena que pague la junta de compensación. La mala noticia es que esta casi ha desaparecido. Solo quedan un grupo de pequeños propietarios una vez que la constructora que lideraba el proyecto los abandonó. Si la junta se disuelven tocará a repartir entre todos los ovetenses con recargo a las arcas municipales.

El Tribunal Supremo tiene en sus salas, también, el destino de un puñado de millones. El fallido balneario Naranco Wellness quedó a medio construir y el Ayuntamiento presentó el pasado 23 de junio un recurso de alzada contra la sentencia del TSJA que estimaba que Oviedo tiene que desembolsar 3,3 millones de euros como liquidación del contrato a las empresas que dejaron al obra empantanada. En este recurso, fuentes municipales se muestran esperanzadas de que, al no existir una jurisprudencia sólida en casos en los que las obras se dejen a medias, el Alto Tribunal contravenga lo dicho por la sala provincial.

Y está por ver que, en septiembre, el Tesoro municipal acabe la operación bikini adelgazando 18 kilos más. Se espera a la vuelta del verano que el Supremo se pronuncie acerca del Calatrava. 'Cherines' acierta: Hay herencias «que rozan lo confiscatorio».

Fotos

Vídeos