«No sé cómo podía estar ese hueco así», dice un hijo de la fallecida tras caer por un hueco de ventilación en Oviedo

Los bomberos proceden al rescate de Belén Arma en Matemático Pedrayes, 11. / FOTOS: HUGO ÁLVAREZ
Los bomberos proceden al rescate de Belén Arma en Matemático Pedrayes, 11. / FOTOS: HUGO ÁLVAREZ

Jesús Ríos asegura que desconocía la existencia del tiro de ventilación de Matemático Pedrayes, por el que se cayó su madre, Adoración Gandarilas

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Jesús Ríos, hijo de Adoración Gandarillas Díez, 'Dorita', la mujer de 94 años que falleció anteayer tras caer 21 metros por un hueco de ventilación del edificio de Matemático Pedrayes, 11, aún no da crédito a lo sucedido: «No sé cómo podía estar ese hueco así; si no hubiera estado así...», aventuró ayer, sin poder terminar la frase. Aseguró que «no había visto hasta ayer (por anteayer)» el lugar por el que se precipitó su madre. «Es un peligro, cuando esté más entero intentaré indagar», avanzó en referencia a una posible petición de responsabilidades por la muerte de su madre. «Nadie sabíamos que existía eso», coincidió un vecino que prefirió guardar el anonimato.

Ríos, que regenta una autoescuela, visiblemente afectado, recibió ayer numerosas condolencias de familiares y amigos que despidieron a 'Dorita' en Los Arenales.

La fatal tragedia se produjo el martes por la mañana. La víctima, acompañada por su marido, Miguel Ríos, subió a la planta de los trasteros, en el octavo piso, para coger unos tablones de madera. Aunque el caso está aún en investigación y la Policía Nacional ha trasladado el expediente al juzgado, todo apunta a que 'Dorita' se cayó de forma accidental al conducto de ventilación, que se encuentra en el suelo y tras franquear una puerta. Tras él, está apilado el material que buscaba. Al ir a tomar uno de los tableros, presuntamente, perdió el equilibrio y cayó.

En un principio, logró sujetarse a unas cañerías y quedó atascada en el séptimo piso. Su marido acudió entonces a pedir auxilio. «'Dora se cayó'», gritó a la vecina, Belén Alarma, ella se acercó hasta el lugar, y la anciana aún tuvo fuerzas en pedirle «una escoba» para que la rescataran. «Le respondí que ni hablar, que llamábamos a la Policía y a los bomberos». Lamentablemente, las tuberías a las que se aseguraba 'Dorita' cedieron inmediatamente y comenzó su caída, rompiendo a su paso más tuberías que le arrojaban encima agua fría e hirviendo.

Cuando llegaron los bomberos abrieron un gran boquete en un baño del primer piso. Tras esa pared, estaba tendida la víctima, a la que lograron rescatar con vida. A pesar de los esfuerzos de los bomberos y del personal sanitario, nada pudieron hacer por su vida.

Alin Adamovici, vecino del octavo piso del inmueble, estaba durmiendo cuando oyó a 'Dorita' pedir auxilio: «Oí ruidos de tubería. Abrí la ventana del baño que da al hueco de ventilación y vi a la señora allí (atrapada en el séptimo). Me asusté. Gritaba: 'Socorro, llama a la Policía'. Di un paso, fue una fracción de segundo, y entonces escuché cómo se caía hasta el primero».

No ha logrado tranquilizarse, «fue muy duro. Me volvió loco. Tengo derecho a un psiquiatra», repetía ayer tras pasar la noche en vela. Adamovici recordó con cariño a la fallecida, a la que conocía desde hacía más de dos años: «Era muy buena, de corazón».

Las numerosas personas que acudieron a despedirla ayer al tanatorio Los Arenales y dar su apoyo a su viudo, Miguel Ríos, y a sus dos hijos, coincidieron en señalarla como «una gran persona y muy activa». Nacida en Morales de Rey (Zamora) fue ama de casa, y «era muy entrañable», expresó otro vecino. El matrimonio era muy querido en la comunidad, de hecho a su marido, justamente, siempre le llamaban «cuando había algún problema», destacó su hijo, Jesús Ríos. Había sido portero de fincas.

A consecuencia de lo sucedido, el bloque pasará varios días sin calefacción y sin agua. Un residente explicó que las reparaciones tendrán que hacerse «desde arriba, descolgándose para arreglar las cañerías». Las obras continuarán «toda la semana Santa» y los servicios no volverán «hasta el domingo o el lunes».

Mientras dure esta situación, el responsable del gimnasio situado en el bajo, Abel Martín, se ofreció a los vecinos para que se duchen allí. Jesús Díez, abogado con despacho en el inmueble, comentó que «hay muchos pisos vacíos» para alquilar.

Nuevo rescate

La pasada madrugada, con la impresión de lo sucedido, Belén Alarma, la vecina que auxilió a 'Dorita', sufrió una bajada de tensión y se cayó de la cama a las dos de la mañana, quedando tendida en el suelo hasta el día siguiente. Una persona que fue a visitarle se percató de que no le abría la puerta y avisó a los bomberos, que volvieron por segundo día consecutivo a Matemático Pedrayes, 11. Eran las 14.15 horas. Algo menos de media hora después accedieron al piso de Alarma tras desplegar la autoescala y romper una ventana. Tras rescatarla fue atendida por la ambulancia. Sin embargo, no tuvo que ser trasladada al hospital.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos