«Muchas horas» por Faro, Olloniego y La Tenderina

Margot Losa, con un ramo de flores, fue una de las protagonistas de la entrega de los premios de la FAVO. / P. LORENZANA
Margot Losa, con un ramo de flores, fue una de las protagonistas de la entrega de los premios de la FAVO. / P. LORENZANA

La FAVO reconoce la labor de 'Selito', Margot Losa y Amelia Santiago para intentar ayudar a sus vecinos | El alcalde destaca la importancia de la colaboración ciudadana para «hacer política municipal» durante la entrega de los premios

D. LUMBRERAS OVIEDO.

La humildad y la emoción presidieron ayer el Día del Vecino, una jornada con la que la FAVO (Federación de Asociaciones de Vecinos) distingue a los residentes de Oviedo que trabajan desinteresadamente. En palabras del presidente de la entidad, Emilio Peña: «No queremos ningún reconocimiento, queremos avanzar las cosas».

Fueron tres los galardonados. En primer lugar, la histórica maestra de Olloniego Margot Losa, glosada por su paisana Carmen Barbosa. Losa, tras nacer en Basauri y venir a Olloniego con su madre a causa de la guerra civil, hizo sus pinitos en el coro de la iglesia, estudió en la Escuela de Comercio y luego al fin siguió su vocación docente, primero con sustituciones y luego con clases particulares. Barbosa recordó con cariño su «éxito como maestra, gran parte de los niños de Olloniego aprendieron con ella a leer y escribir. Eran famosos sus dictados, en los que enfatizaba la diferencia entre la 'll' y la 'y'». Y a sus últimos alumnos, allá en los 80, ya les «enseñaba igualdad de género».

Losa recibió un ramo de flores muy conmovida: «Esto es pasarse de simpatía, de cariño, de darme ánimos». «Ya son 86 (años), ahora tengo que 'aballar' (rebajar)», añadió.

A continuación se premió a José Manuel Vega, 'Selito', el último alfarero de Faro. «Salí de la Escuela de Artes y Oficios en 1968, tenía que haber ido a Madrid, pero lo mío nunca fue la titulitis. Hice equipo con mi padre y conseguimos recuperar 40 piezas (de alfarería) que se habían extinguido», recordó. Ahora su otra ilusión, una escuela taller, con la ayuda del Ayuntamiento «se va consiguiendo, estamos viendo la luz».

Por último fue distinguida la expresidenta de la Asociación de Vecinos de La Tenderina, Amelia Santiago. Peña recordó que dejó el cargo hace un año por cuestiones personales y alabó la labor que realizó cuando tomó las riendas tras el fallecimiento de Luciano Rodríguez. «'Chano' me decía: 'Meli, el barrio lo tenemos que recorrer de arriba abajo, ver todo lo que se necesita'. Y lo hicimos. Fueron momentos muy duros», contó ella. Y añadió, entre lágrimas: «He dejado muchos amigos. Me ha dado tanto trabajar por los vecinos, este galardón es de todos los vecinos de La Tenderina».

Peña hizo un repaso a un año de «mucho trabajo» con la puesta en marcha de los distritos, en cuyo reglamento está trabajando la FAVO, y alabó las «relaciones cordiales» con el Ayuntamiento. También, apuntó, han trabajado impulsando el proyecto de Imagina un Bulevar y la Ronda (ahora acceso) Norte. «A los habitantes de la zona oeste nos parece imprescindible», señaló.

Por su parte, el alcalde, Wenceslao López (acompañado por concejales de los demás partidos con representación municipal), quiso agradecer su labor a «aquel que trabaja por los demás muchas horas, aunque sean desconocidos en su entorno» y el espíritu crítico vecinal. Sin la colaboración de los residentes, aseguró, «sería mucho más difícil hacer política municipal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos