El alcalde de Oviedo defiende el IBI diferenciado como una cuestión de «justicia fiscal»

El alcalde de Oviedo defiende el IBI diferenciado como una cuestión de «justicia fiscal»
El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, recibió ayer al nuevo presidente de la Fade, Belarmino Feito, en la Casa Consistorial. / ALEX PIÑA

Afirma que afecta de forma principal a grandes superficies; y emplaza al presidente de Fade a abordar el asunto

Gonzalo Díaz-Rubín
GONZALO DÍAZ-RUBÍNOviedo

El encuentro era rutinario, de presentación, una primera toma de contacto entre el nuevo presidente de la patronal asturiana, Belarmino Feito, y el alcalde, Wenceslao López, y por eso hay temas espinosos que quedaron para el futuro. Pese a ello, el primer edil realizó una encendida defensa de la aplicación del tipo de IBI diferenciado y doble a los grandes valores catastrales, que un recurso de Fade y de otros afectados tumbó el año pasado, pero que se aplicará también este ejercicio. Para el alcalde se trata de una cuestión de «justicia fiscal», defendió.

Destacó que afecta relativamente a «pocas empresas» y «ninguna, además, de la metalmecánica, sino que en su mayoría son grandes superficies, que es otro mundo empresarial, que cotizan y pagan impuestos fuera de Asturias». En este sentido, concluyó, «es de justicia fiscal que parte de esos beneficios vuelvan a Asturias y a Oviedo, en caso de estar radicadas en la ciudad». López ocultó, en cambio, que, incluso tras las modificaciones introducidas en la ordenanza para tratar de evitar aplicar el recargo a garajes de comunidades de vecinos que no tienen hecha la división de la propiedad, la mayor parte no son grandes superficies.

Unos cuarenta son lo que Hacienda califica como «almacenamiento y estacionamiento» (trasteros y garajes); 53 son oficinas o terciarios; la misma cifra que de industrias afectadas; y además, pagarán el tipo recargado del 1,1% (en lugar del 0,62 general) un total de 17 hoteles y establecimientos de ocio.

Wenceslao López dice que es justo que parte de los beneficios retornen a Oviedo

Entre los perjudicados por la aplicación de la medida, con la que el Ayuntamiento espera recaudar unos tres millones de euros adicionales, figuran el hotel de la Reconquista o la sede del Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo. Ambos reclamaron contra la ordenanza fiscal alegando los valores patrimoniales de los edificios que ocupan, pero sus reclamaciones fueron desestimadas el año pasado.

López, en cualquier caso, señaló que consideraría «normal», que el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Belarmino Feito, «en tanto que representa los intereses de todas las empresas de Asturias», plantease las quejas de estas sobre el tipo de IBI diferenciado y reconoció que es un tema que ambas partes podrían abordar de cara al futuro.

Para el futuro coincidió en dejarlas el presidente de Fade. Belarmino Feito insistió en que se trataba de una primera reunión, una toma de contacto y eludió entrar en la polémica.

La aplicación del tipo de IBI diferenciado generó una fuerte polémica a lo largo del año pasado. El equipo de gobierno la presentó como una medida de progresividad fiscal que el PP había evitado plantear durante dos décadas y cuyos ingresos posibilitaría mantener los servicios públicos pese a las consecuencias de la sentencia de Villa Magdalena. Para la oposición se trataba de un error, ya que solo Oviedo aplicaría el gravamen en toda Asturias y una medida que perjudicaría las inversiones en la ciudad. Al final, dio igual. Como adelantó este periódico, el Ayuntamiento olvidó publicar el anunció de las ordenanzas fiscales en uno de los diarios de mayor circulación de la provincia, tal como marca la ley, y en otoño el Tribunal Superior de Justicia de Asturias anuló la ordenanza. El equipo de gobierno la mantiene para este año.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos