«La iglesia de los Dominicos fue saqueada por los vecinos en 1934»

Pilar García Cuetos. / E. C.
Pilar García Cuetos. / E. C.
Pilar García Cuetos - Catedrática

«Miguel Cifuentes puso en una tumba una inscripción que era tremenda ya que hacía exhibición del linaje que había en Gijón»

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Pilar García Cuetos es catedrática en Historia del Arte. Durante años ha estado estudiando los orígenes del convento de los Domicios y mañana a las 19.30 horas impartirá una conferencia sobre la historia de este edificio en la sede del Ridea.

-¿Quién fue el fundador del convento de los Dominicos?

-Fray Pablo de León. Nació en León y pensaba que en Asturias hacía falta que se practicara la doctrina cristiana. Según su punto de vista, el clero no se preocupaba de la gente y solo estaba pendiente del dinero.

-¿Qué hizo para revertir esta situación?

-Quería que los curas ayudasen a los ciudadanos y sin ir más lejos, los Dominicos tenían un depósito de trigo y de harina que repartían entre la gente.

-Es de suponer que las opiniones de Fray Pablo de León no agradasen al resto de curas...

-La construcción del convento tuvo mucha oposición y los benedictinos se opusieron a él desde el principio. Tenían miedo a la competencia que pudiese surgir. Además, hubo mucho revuelo entre la gente porque en las tumbas que se construyeron, se colocaron unos letreros que eran ostentosos.

-¿Qué fue lo que pasó?

- Entre las familias que dio dinero para la construcción del convento se encontraban los Cifuentes. Miguel Cifuentes puso en la tumba una inscripción que era tremenda, ya que hacía una exhibición del linaje que había en Gijón. Esta situación sentó muy mal a la gente y la polémica que se creó fue tremenda.

-¿Al final esta inscripción se quitó?

-Sí. Cifuentes dio su brazo a torcer, aunque le costó. En este tema llegó incluso a intervenir la Junta General del Principado.

-¿Los terrenos en los que se construyó el convento fueron elegidos al azar?

-Esta parcela era propiedad del Cabildo y de los benedictinos. Cuando Fray Pablo de León quiso construir el convento, el obispo Diego de Muros fue el encargado de convencer a la comunidad eclesiástica de que se vendiese los terrenos. La paradoja de esta situación es que los benedictinos se oponían a este proyecto, pero al final sacaron dinero con esta transacción...

-Finalmente en el siglo XVI se inauguró la iglesia de los Dominicos.

-Eso es. Durante los años de construcción, la orden utilizó la ermita de San Pedro de Mestallón para dar misa. Era una capilla pequeña y algunas veces utilizaron la Catedral para las celebraciones religiosas.

-¿Cuántas obras se han acometido a lo largo de estos siglos?

-Muchas. La primera de ellas al poco de la inauguración. Hubo problemas de cimentación que arruinaron el altar. La reconstrucción acabó en 1588 y después hubo varias ampliaciones y reformas más.

-¿Cómo afectó la Revolución de 1934 al convento?

-El claustro se destruyó y por aquel entonces la gente saqueó las objetos que había en la iglesia y el convento sufrió bastantes daños.

-¿Le afectó la guerra civil?

-En esta zona se desarrolló la batalla de San Lázaro y el barrio sufrió mucho. Además, la iglesia sufrió daños y la reconstrucción se produjo en 1940 con la recuperación primero de la iglesia y después del convento.

-El convento también tiene una zona educativa, gracias al colegio, ¿cuándo se ofreció este servicio por primera vez?

-En 1908. Se debe destacar que desde los años 60 hasta los 80 estudiaron en estas aulas personas muy relevantes y además, esta escuela fue la primera en instaurar la gimnasia sueca. Es decir, lo que todos conocemos como el ejercicio físico. Años más tarde llegó el hockey gracias al Padre Valdés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos