El Ayuntamiento de Oviedo pedirá a la Iglesia que pague impuestos por sus edificios sin culto en 2019

La Casa Sacerdotal, edificio de viviendas para clérigos, está situado en el Oviedo Antiguo.
La Casa Sacerdotal, edificio de viviendas para clérigos, está situado en el Oviedo Antiguo. / MARIO ROJAS

Rosón se apoya ahora en una sentencia de Madrid para exigir tributos, pero el Obispado replica que «no es extrapolable»

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

El Ayuntamiento de Oviedo cobrará impuestos a la Iglesia en 2019. Es el objetivo que avanzó ayer el concejal de Economía, Rubén Rosón: «Vamos a intentar girar todos los impuestos municipales dentro de la legalidad. En 2018 ya no podemos, pero en 2019 sí». Eso incluye las tasas por licencias y actividades, el Impuesto de Construcciones y Obras (ICIO) y también el polémico IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Rosón considera que «las entidades religiosas, al igual que otras empresas y todo hijo de vecino, deben pagar los impuestos que les corresponden. Hay muchos que, hasta ahora, no estaban abonando». En concreto, la intención es que la Iglesia contribuya a los caudales públicos por aquellos edificios «que no estén dedicados al culto, donde no se ofrecen misas».

El Consistorio lleva tiempo trabajando en el asunto, recopilando datos sobre los bienes que tiene la Iglesia en Oviedo. «Ya hay un listado, que se va a actualizar y a acrecentar, de decenas de edificios. Instamos en el Pleno a la propia Iglesia a que nos pasase información sobre los inmuebles que no se destinan a culto».

Se refiere el edil a una moción, aprobada con los votos en contra de la oposición, en la que se reclamaba una relación de los bienes inmatriculados por la Iglesia (anotados en el Registro de la Propiedad a su nombre con arreglo a una controvertida norma de Aznar ya derogada). El socialista Ricardo Fernández, concejal que la defendió, explicó que ya han recibido «varias respuestas de los Registros. La lista no es completa, falta hacer comprobaciones». Unos bienes están a nombre del Arzobispado, otros del Cabildo, otros de parroquias... y «hay que ir comprobando si pueden estar sujetos a tributación».

El edil de Economía afirma que el catálogo que se está elaborando comprende «desde viviendas de miembros de la Iglesia que no se dedican al culto hasta locales comerciales, bajos... Hay ejemplos de todo tipo, ligados sobre todo a la economía de servicios. No tenemos una cifra exacta, pero estamos hablando de decenas de inmuebles».

Una sentencia y críticas

El impulso recaudatorio de Rosón tiene su origen en un reciente fallo judicial que da la razón al Ayuntamiento de Getafe contra la Congregación de Escuelas Pías Provincia de Betania, condenando a esta entidad a de un colegio religioso en dicha ciudad a pagar el ICIO que pretendía deducirse.

Previa consulta al Tribunal Europeo de Justicia, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Madrid dictaminó que el salón de actos que pretendía reformar el colegio servía para celebrar actividades no religiosas. En consecuencia, ordenó a la Congregación pagar al Consistorio getafense 23.730,41 euros de impuesto municipal por las obras.

«Ahora, esta sentencia abre el camino para la modernización fiscal. Es de sentido común, todos tenemos que acogernos a la fiscalidad municipal, sobre todo siendo pudientes», justificó Rosón.

La Iglesia asturiana difiere de la interpretación jurídica del concejal. «Es una situación que no se puede extrapolar como si tal cosa», consideraron fuentes del Arzobispado de Oviedo. «La sentencia se pronuncia sobre una cosa muy concreta. No es el IBI», continuaron, cerrando la puerta a extender los efectos de la sentencia a más tributos. Y en todo caso, recordaron, la Iglesia, junto con otras entidades, está exenta de pagar el IBI en virtud de la Ley de Mecenazgo de 2002.

En el caso de Getafe, explicaron las mismas fuentes eclesiales, se trata de un colegio, en el que se entiende que «se realiza una actividad lucrativa» al haber una parte concertada y otra que no. Pero en Asturias, aseguraron, «no tenemos ninguna situación del estilo», que es totalmente «particular».

Ya cuando el equipo de gobierno presentó el pasado julio la moción para reclamar la lista de bienes inmatriculados, el PP denunció que era «un ataque gratuito a la Iglesia» que escondía el interés oculto de cobrar el IBI por los bienes eclesiásticos. Ciudadanos la tachó de «postureo» por ver innecesario que pasara por Pleno.

Las palabras del edil de Economía confirmaron los temores de los populares: «Debemos cobrarles las tasas municipales, todas las que hasta ahora, de manera privilegiada, estaban exentos». Recordó que en los presupuestos municipales, aún sin aprobar, de 2018 se ha «bonificado a 8 millones a personas y entidades que lo necesitan como familias numerosa. Las entidades religiosas no cabrían en esta bonificación».

Pese a la disparidad de criterios, Rosón ya tiene una hoja de ruta para la Iglesia: «A raíz de esta sentencia les informaremos de sus obligaciones fiscales y les pasaremos los recibos, ya sean impuestos de servicios, de construcciones, de actividades..., que les corresponda pagar».

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos