«Cuando estuve en el incendio había agua, pero decidirán los técnicos si era suficiente»

«Cuando estuve en el incendio había agua, pero decidirán los técnicos si era suficiente»
Una imagen del edificio de Uría, 58 el día del incendio, el 7 de abril de 2016. / MARIO ROJAS

El alcalde garantiza la máxima «objetividad» en la resolución de las reclamaciones patrimoniales del siniestro de Uría

ROSALÍA AGUDÍN / CECILIA PÉREZ OVIEDO.

El 7 de abril de 2016 un incendio destruyó el número 58 de la calle Uría y dañó seriamente el 25 de Melquíades Álvarez. Falleció un bombero y otro resultó herido. El alcalde fue testigo de parte de los acontecimiento pero no de todos. Llegó al lugar de los hechos cuando las llamas se encontraban descontroladas. Han pasado casi dos años, pero no fue hasta este jueves cuando se celebró en el salón de plenos del Ayuntamiento de Oviedo el procedimiento administrativo para averiguar si en ese descontrol tuvo algo que ver el mal estado de la red de hidrantes de Uría y por consiguiente, la falta de agua que denunciaron algunos de los bomberos participantes en el operativo. Afirmaciones que chocaron de frente con las ofrecidas por los mandos del operativo que siempre defendieron que hubo agua suficiente. Del procedimiento administrativo por las reclamaciones patrimoniales resultará el expediente que resolverá si el Ayuntamiento tuvo o no responsabilidad patrimonial sobre el siniestro.

En este punto, Wenceslao López se puso ayer del lado de los mandos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, aunque con matices: «El tiempo que estuve en el incendio había agua pero tienen que ser los técnicos los que digan si este agua era suficiente», dijo. Con el «pero» deja la decisión a los funcionarios encargados de elaborar la resolución del expediente para depurar o no responsabilidades.

Con todo, López se mostró cauto sobre el rumbo que tomarán las conclusiones del informe. «El Ayuntamiento tiene que hacer este expediente con la máxima objetividad y al final, la decisión se tomará de forma imparcial con toda la información que haya», recalcó tras el minuto de silencio contra la violencia machista celebrado ayer en la plaza del Ayuntamiento.

«El Ayuntamiento tiene que hacer este expediente de forma imparcial»

También habló del mantenimiento de los hidrantes, de los que un informe municipal responsabiliza a Aqualia. Incidió que el papel del Ayuntamiento es «procurar que funcionen en base a los informes técnicos». Sobre si fallaron durante el incendio de Uría, el regidor explicó que «podríamos mirar para atrás porque si no funcionaban no pueden improvisarse. Es decir, si los hidrantes funcionaban o no, depende de cómo estaban cuando el equipo de gobierno llegó a tomar posesión», en alusión a su situación cuando gobernaba el Partido Popular.

Las reacciones

No solo el alcalde habló de lo acontecido tras al celebración del procedimiento administrativo abierto para resolver las reclamaciones patrimoniales del incendio de Uría, también lo hicieron el resto de grupos municipales a excepción del Partido Popular que prefirió no pronunciarse sobre el asunto. Sí lo hizo el otro grupo de la oposición: Ciudadanos mostró su preocupación por el estado actual de los hidrantes a raíz de las comparecencias de este jueves. Cargó contra el equipo de gobierno al que acusó directamente de paralizar el contrato de mantenimiento por lo que «dos años después del incendio desconocemos cuál es el estado actual», señaló Luis Zaragoza.

Por su parte, Somos aseguró que «el contrato con Aqualia nos preocupa» pero esperarán a que se resuelva el procedimiento para respetar «el trabajo que se hace para investigar la responsabilidad patrimonial porque es fundamental que se salvaguarde el interés público», señaló Ana Taboada. Desde Izquierda Unida depositaron toda su «confianza en el instructor del procedimiento para determinar si el Ayuntamiento tiene o no responsabilidad patrimonial», alegó Cristina Pontón.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos