Las industrias de Trubia dan un paso más para reducir las emisiones de benceno

La Química del Nalón. / M. ROJAS

El Principado aprueba las nuevas autorizaciones ambientales para adecuarse al plan para bajar los niveles de contaminación

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Química del Nalón e Industrias Doy ya tienen su nueva autorización ambiental tras modificar la vigente para comprometerse a reducir las emisiones de benceno. Así lo anunció ayer el Principado a través de dos resoluciones publicadas en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). A partir de ahora, ambas empresas realizarán un plan específico para responder de forma inmediata a las situaciones que afecten al medio ambiente trubieco y además, dispondrán de un registro donde se anoten las fechas de activación del proyecto de emergencia, «así como sus causas y sus consecuencias».

De igual forma, cada año comunicarán al Principado los datos sobre las emisiones de benceno, los vertidos que realizaron al río y los residuos que han generado. En caso de incumplir lo acordado, se informará en el menor tiempo posible de la situación de alerta al órgano ambiental regional competente. A continuación, se «tomarán las medidas necesarias para volver a asegurar el cumplimiento» de lo establecido en esta autorización ambiental y si este problema afecta a la salud se paralizará, si procede, la producción.

Estas medidas llevan meses gestándose. En enero de este año, ambas industrias se reunieron con la entonces consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, que les instó a reducir de forma inmediata el número de emisiones de benceno que emitían a la atmósfera. Los datos que se habían registrado en la instalación colocada en el verano de 2016 al lado de la piscina eran alarmantes.

Después de este encuentro se anunció que Industrias Doy cubriría las balsas de decantación de alquitrán, realizaría un cierre hidráulico del depósito de estos productos y se compraría un soplante para resolver el problema. Sin embargo, en agosto presentaron sus alegaciones donde, entre otras medidas, afirmaban que era complicado medir de forma continúa las 'cámaras de calentamiento de los hornos'.

Por su parte, Química del Nalón pidió al Gobierno regional incrementar los plazos para instaurar las medidas propuestas, ya que había tenido problemas con el suministro de materiales. Pero el Principado le contestó que estas medidas son «necesarias» para la efectividad del plan y, por lo tanto, deben ejecutarse cuando este se apruebe. Es decir, el 1 de diciembre de 2018.

Fotos

Vídeos