La ingeniería romana de hoy

El 'Tornillo de Arquímedes', para extraer agua.
El 'Tornillo de Arquímedes', para extraer agua. / PIÑA

La exposición 'Artifex' demuestra cuánto se le debe a la antigua civilización Se pretende acercar al público el inmenso legado técnico del mundo romano, especialmente en la ingeniería civil

PAULA CARRELO OVIEDO.

No supone ningún descubrimiento afirmar que en las antiguas civilizaciones se encuentra el germen de la sociedad tal y como la conocemos, pero lo que muchos no sabrán es que avances tan necesarios hoy, como la red de abastecimiento de aguas en las ciudades o las grúas en la construcción, se los debemos a los romanos. Así lo demuestra 'Artifex. Ingeniería romana en España', la exposición que acoge el Museo Arqueológico de Asturias hasta el 29 de octubre y con la que se intenta introducir a los visitantes en la tecnología del Mundo Antiguo. La muestra se inauguró en 2002 en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid y ha estado itinerando por toda España desde esa. Como es normal, ha experimentado una evolución durante sus quince años y los contenidos actuales no son los iniciales. Por ejemplo, se han añadido cargas de paredes del castro asturiano del Chao Samartín, lo que hace de 'Artifex' el complemento perfecto para la colección permanente del museo, la cual se centra en los vestigios de la civilización romana en nuestra comunidad.

A través de paneles, maquetas e instrumentos, se justifica que Roma reinara en el campo de la ingeniería durante más de cinco siglos y que después de su caída tuvieran que transcurrir muchos años para que se diese una tecnología de tal nivel.

SOBRE LA EXPOSICIÓN

Fechas
La muestra podrá visitarse hasta el 29 de octubre. De miércoles a sábado, de 9.30 a 20 horas. Los domingos hasta las 15 horas.
Para profundizar
Tras el éxito de 'Geosedia romana' y 'Puertos romanos', el ciclo de conferencias con expertos continuará en septiembre.

Quizás la red de calzadas romanas sea la más reconocida, con una intensidad en las vías que confluyen por la Península Ibérica que aún guarda muchas semejanzas con el pasado. Ya de aquella la región asturiana era considerada parte de la periferia a causa de la dificultad que suponía atravesar la cordillera Cantábrica y construir calzadas que la conectasen con los demás territorios, lo que ocasionó el carácter rural de la ocupación. «Nos pasa lo mismo hoy en día con el AVE», comenta con humor Ángel Villa, arqueólogo y guía de la exposición, que frente al mapa de Hispania expone la jerarquización de las zonas de nuestra comunidad, dependientes de Lvcvs Avgvsti en el occidente, Clvnia -en la provincia de Burgos- y Asturica Avgvsta, hoy conocida como Astorga.

Pero 'Artifex' va más allá y no solo aborda la rama de las comunicaciones, en la que tienen cabida desde vehículos hasta otras infraestructuras de transporte terrestre y marítimo que posibilitaron la expansión militar, comercial, administrativa y cultural de Roma. Se tratan las grandes innovaciones en construcción, como el hormigón de cal, los ladrillos o las grandes grúas accionadas por ruedas de pisar. También el abastecimiento de aguas mediante acueductos y lo que ello conllevaba: los primeros estudios topográficos, nivelaciones y la construcción de azudes, presas y depósitos. El agua era una pieza clave en la minería y la metalurgia, campos en los que la ingeniería permitía la explotación de canteras de metales, el achique de las minas y el desarrollo de técnicas de fundición y construcción de maquinaria. A su vez, esos minerales favorecían el desarrollo de técnicas y artes industriales, como la elaboración de tintes y tintas para la escritura, creando una estructura cíclica en la en la sociedad.

Una espiral en la que seguimos inmersos, porque como apunta Villa, «salvando la Cocacola y el ordenador, todo lo demás se parece mucho a nuestra actualidad».

Fotos

Vídeos