Ingresa en prisión el presunto homicida del hombre apuñalado en Oviedo

El portal de la plaza de Primo de Rivera donde apareció el cadáver./Pablo Lorenzana
El portal de la plaza de Primo de Rivera donde apareció el cadáver. / Pablo Lorenzana

La hermana del fallecido asegura que nadie le comunicó «oficialmente» la detención y que se siente como «si no existiésemos»

CECILIA PÉREZ

En prisión provisional, comunicada y sin fianza. Así se encuentra el hombre detenido por el presunto homicidio de José Manuel Fernández Vázquez, cuyo cadáver apareció hace ocho días tirado en el suelo del cuarto de la basura del portal número 8 de la plaza de Primo de Rivera con la camiseta ensangrentada debido a «varias heridas por arma blanca», según confirmó en su día la Policía Nacional.

El hombre que pasó a disposición judicial este mismo sábado, 1 de julio, fue detenido por la Policía Nacional. El Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo, en funciones de guardia, decretó su ingreso inmediato en prisión provisional, comunicada y sin fianza a petición de la Fiscalía del Principado de Asturias porque sobre él «pesan indicios suficientes sobre la autoría de la muerte», de ‘Lolín’, como así era conocida la víctima.

Más información

A través de una nota de prensa, el Ministerio Fiscal justificó el encarcelamiento del detenido «atendiendo a la gravedad de los hechos que podrían ser constitutivos de un delito de homicidio o asesinato, a la existencia de un riesgo de fuga y a la posibilidad de que pudiera destruir pruebas de seguir en libertad».

La familia

La detención del presunto homicida la hizo pública el Tribunal Superior de Justicia de Asturias y la propia Fiscalía del Principado. La investigación, que se lleva a cabo en el Juzgado de Instrucción número 1 de Oviedo, se mantiene bajo secreto de sumario.

Marisol Fernández Vázquez, hermana del fallecido, aseguró ayer que se enteró de la detención del presunto asesino de su hermano por los medios de comunicación. «Nadie me ha llamado. La noticia la vio una amiga mía por internet y me la envió al teléfono sobre las dos de la tarde», de ayer, aseguró bastante consternada a este periódico. «Siento poco alivio enterándome así», se lamentó.

La hermana del fallecido aseguró «no entender» cómo en una investigación que está bajo secreto de sumario trasciende la detención del presunto asesino sin antes comunicárselo a la familia. «Si está en secreto y a mí no me dicen nada, ¿por qué lo sacan a la luz y cuentan todo esto?», se preguntó. Marisol Fernández Vázquez señaló que ni la Policía Nacional, ni el juzgado que lleva el caso ni la Fiscalía se han puesto en contacto con ella para comunicarle de manera oficial la detención del presunto homicida de su hermano. «Parece como si no existiésemos», lamentó. Sobre quién pudo acabar con la vida de ‘Lolín’, aseguró no saber «nada» pero teme que sea alguien del entorno en el que se movía el fallecido.

El portero

A quien también «pilló» por sorpresa la detención del supuesto culpable fue al portero del edificio donde residía José Manuel Fernández. «Me sorprende porque la Policía no me ha dicho nada y desde que declaré, cuando encontré el cadáver, nunca más volvieron a preguntarme», especificó José Riera ayer por la tarde a la puerta de la portería del inmueble.

Cabe recordar que fue este conserje el que descubrió el cadáver de ‘Lolín’. Fue el pasado 27 de junio a las siete menos veinte de la mañana cuando se disponía a guardar los cubos en el cuarto de la basura, ubicado en el sótano del edificio. Al abrir la puerta se topó de lleno con el cuerpo de la víctima, estaba «tirado a toda la larga» y con la camiseta ensangrentada a la altura del pecho. De inmediato avisó a la Policía que desde entonces llevó a cabo las tareas de investigación a través de la Policía Judicial y la Brigada de la Policía Científica. «Nunca me había visto en un percal como este», aseguró ayer, también aliviado por la noticia del arresto.

La detención del presunto homicida se conoció una semana después de que el portero encontrase el cadáver y tras tomar testimonio a varios vecinos del edificio. Ente ellos, a una residente que escuchó semanas atrás como un «amigo» de la pareja de José Manuel Fernández, fallecida cuatro días antes que él, aseguró que iba a «matar al cojo» porque estaba «celoso» de él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos