Piñuela llama al tripartito de Oviedo a trabajar unido ante la herencia del PP

Iván Piñuela observa el informe durante la asamblea de la AMSO.
Iván Piñuela observa el informe durante la asamblea de la AMSO. / A. PIÑA

AMSO y Somos evitan cruzar críticas tras los reproches del informe de la ejecutiva socialista a sus socios de gobierno en el Ayuntamiento

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

«Estamos trabajando duramente por los intereses de la ciudad y en las cosas de los partidos políticos no nos metemos. Nosotros hemos dejado nuestros trabajos o nuestras carreras profesionales para poner orden en esta casa y trabajar por la ciudadanía». Con elegancia, la líder de Somos, Ana Taboada, se quitó de en medio una pregunta incómoda ayer: qué opinaba de las críticas de la nueva ejecutiva de la AMSO en su primer informe de gestión a la presunta deslealtad de Somos por tacticismo electoral. Ni una palabra ni un reproche.

Algún mensaje debió de cruzarse, porque ayer la asamblea de los socialistas evitó repetir las críticas a sus socios al analizar la situación política y las centró en los populares y en las consecuencias que los veinticuatro años de gobiernos del PP están dejando en la gestión municipal, limitando o impidiendo muchas de sus iniciativas.

El flamante secretario general de los socialistas de Oviedo, Iván Piñuela, admitió que sus críticas a los socios de gobierno respondían a «un cierto disgusto por estrategias políticas» que parecían buscar dañar al alcalde, pero que se dejó arrastrar «por el rum rum mediático». Piñuela quiso poner en valor el acuerdo de gobierno entre los tres partidos y «esa es la tarea a desarrollar y no la de ser oposición de la oposición ni mucho menos al alcalde. Porque esas estrategias confunden a la ciudadanía y en esa estrategia, perdemos todos».

«El mensaje al equipo de gobierno es claro: debemos seguir demostrando que tenemos verdadera capacidad de gobierno, que queremos gobernar, que quedan cosas por hacer y que las queremos hacer, desde la lealtad y el compromiso de ese acuerdo», dijo porque si no «se pierde de vista lo importante, de dónde venimos», de veinticuatro años de gobiernos del PP llenos de pufos, como el Calatrava, privatizaciones y «una gestión urbanística nefasta y especulativa, aderezado con la incapacidad política de desbloquear proyectos fundamentales para nla ciudad como La Vega y la Ronda Norte».

Frente a este pasado contrapuso los acuerdos con los socios de gobierno y con el Estado o el Princiado para revisar el planeamiento, por el futuro de La Vega o de El Cristo. También para sentar las bases de nuevas políticas sociales, apostar por el empleo, «aprobando el Plan Estratégico Oviedo 2015/25, que de momento ya ha permitido la obtención de 10 millones de fondos europeos para el bulevar de Santullano», mejorando los servicios y todo pagando las deudas del PP y reduciendo el endeudamiento. «Lo que ha hecho el PP en esta ciudad no merece un indulto. Que cumplan condena política, al menos. La memoria nos debe durar», concluyó.

La asamblea también aprobó ayer el plan de trabajo de cara a las próximas elecciones, que se irá revisando a partir de las próximas semanas a través de la participación de la militancia en asambleas abiertas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos