'Jesús' y 'Candela' dan la lección

Varios alumnos con 'Candela'. / P. L.
Varios alumnos con 'Candela'. / P. L.

Dos perros del Albergue de Animales visitan a alumnos de las Escuelas Blancas | La Perrera y las protectoras se unen para enseñar a dieciséis niños del colegio de San Lázaro cómo cuidar bien de los animales

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Pocas veces un perro recibe tanto cariño, con tanta efusividad, como los pequeños 'Jesús' (stafford americano) y 'Candela' (mestiza de pastor), que ayer hicieron las delicias de los dieciséis niños de Tercero A de las Escuelas Blancas de San Lázaro. «¡Son una monada!», exclamó Laura Rodríguez, sin dejar de acariciarlos.

Los perros acudieron desde el Albergue de Animales de la Bolgachina de la mano de Marta Álvarez, trabajadora del mismo, y Verónica Rodríguez, de Adoptastur. Eran los primeros en participar en las charlas sobre tenencia responsable de animales a los escolares, novedad de este curso. También acudió, para inaugurar el programa, la vicealcaldesa, Ana Taboada.

Una vez calmada la algarabía inicial, las dos visitantes comenzaron presentando a los protagonistas. «A 'Candela' (de tres meses) la encontré hace dos días en el parque de Invierno porque la abandonaron. Está buscando una casita», explicó Rodríguez. El caso de 'Jesús', de un año, es peor: tuvo cuatro dueños y el último lo maltrataba. «Tiene que llevar bozal y correa porque es un perro muy fuerte», completó Álvarez.

La voluntaria del albergue fue explicando a los pequeños cómo llegan los animales a la Perrera, que lamentablemente «España es el país con más abandono» y que «tener un perro es una responsabilidad, como uno más de la familia». También, consejos prácticos: en días fríos, golpear el capó del coche antes de arrancar, por si se ha refugiado dentro algún gato.

Los niños, que siguieron la charla muy atentos, no pararon de levantar la mano para compartir sus historias e inquietudes. «¿Si tienes un perro de caza, qué haces?», quería saber Íker González. «Mi abuelo tiene diez, un día había un jabalí y fueron todos» a por él, relató. Además había allí «cinco cachorrinos de jabalí». Álvarez le contestó que cada animal tiene su función y que lo importante es «no abandonarlos o maltratarlos».

La historia de Stefan se llevó moraleja. «Estaba con mi abuela sacando al perro y fuimos a pasear con mi primo, lo soltamos para que hiciera sus cosas. Vio otro perro, se fue con él y le preguntamos a la chica que lo tenía. Nos dijo que lo perdimos. No lo vimos nunca más». Por ello, le recordó la trabajadora del Albergue, «es peligroso soltar a los animales en la calle, solo hay que hacerlo en las zonas autorizadas por el Ayuntamiento».

La mayoría de los pequeños tenía mascotas en casa, y quien no, se quería llevar a 'Jesús' o a 'Candela' a la suya. Incluso alguno, como Ángel González, diez gatos. Echaron de menos a los felinos, pero Álvarez les informó de que «os tendrían miedo, es complicado que puedan salir del Albergue».

Pero al final, y a pesar de lo mucho que gustó la visita, se impuso el espíritu infantil. En el turno de últimas dudas, Adriana Iglesias recordó: «Tenemos que ir al recreo ya».

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos