El juez da la razón a Caunedo y le da el turno de réplica que le negó el alcalde de Oviedo

Agustín Iglesias Caunedo

Estima que el alcalde debió conceder la palabra al portavoz del PP para responder a las críticas de Rosón a las 'tarjetas blue' en el Pleno de mayo

G. D. -R. OVIEDO.

El pasado 2 de mayo, el PP abandonó el salón de Plenos, con su portavoz, Agustín Iglesias Caunedo a la cabeza. Lo hizo en protesta porque el alcalde desoyó la insistente petición de palabra del líder popular para responder a las alusiones del concejal de Economía, Rubén Rosón. El juez le acaba de dar la razón. El titular del Contencioso Número 1 de Oviedo estima que, aunque Rosón no mencionó a Caunedo en su intervención, sí emitió «juicios de valor» sobre los populares o la conveniencia de «sanear el grupo municipal de corrupción» que «otorgaban base suficiente» para que se hubiera concedido la réplica.

El magistrado establece que el portavoz popular deberá disponer de ese turno en la próxima sesión plenaria, siempre que el equipo de gobierno no recurra el fallo que, fuentes del mismo, confirmaron que estudiarán a partir del lunes.

En realidad, el debate era el de una moción de urgencia para que los ayuntamientos ayudasen a aprobar los Presupuestos Generales del Estado. Rosón replicó que la proposición era una ejemplo de cómo el Grupo Municipal del PP primaba sus intereses partidistas por encima de su deber como concejales de defender al Consistorio de las políticas de austeridad. «Lo que es urgente», insistió, es que los ediles del PP que «las tengan, entreguen las 'tarjetas blue', y que pidan perdón a los vecinos».

Rosón ironizó ayer tras el fallo: «Estamos muy satisfechos. La sentencia básicamente reconoce que cuando se habla de corrupción en el Pleno de Oviedo hay que dejar hablar al PP por alusiones. No podemos estar más de acuerdo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos