«Nos denunciaron por venganza cuando cortamos la relación», asegura uno de los hermanos Sandulache

«Nos denunciaron por venganza cuando cortamos la relación», asegura uno de los hermanos Sandulache
Álex Piña

Los dos acusados por once delitos de trata de seres humanos relatan que «las chicas hacen esto por dinero» y que «todas siguen trabajando en prostíbulos»

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

El foco de la cuarta jornada del juicio contra los hermanos Sandulache estaba puesto hoy en la declararación de los agentes de la Policía Nacional que investigaron, destaparon y posteriormente detuvieron a los seis acusados por un delito de trata de seres humanos por obligar a ejercer la prostitución a once jóvenes traídas de Rumanía en dos locales de alterne de Llanera y Siero. Sin embargo, los protagonistas acabaron siendo los dos acusados de liderar la presunta red criminal de prostitución: los hermanos Sandulache.

Aprovechando un receso de la vista oral, celebrada esta mañana en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, C. A. S. se defendió de todas las acusaciones y culpó directamente a las víctimas de haber generado este proceso judicial. «Nos denunciaron por venganza cuando cortamos la relación con ellas y dejamos de ser sus novios», explicó refiriéndose a dos de las acusadas que también fueron víctimas de la supuesta red de explotación sexual lideradas por los Sandulache, como hoy reconoció durante la vista oral el jefe de las investigaciones policiales que desarticuló la red criminal en mayo de 2013.

Según el acusado, las dos jóvenes denunciaron estos hechos «porque saben que España las van a indemnizar, piden 400.000», esgrimió C. S. A.. Su hermano añadió además que «si son tan víctimas cómo pueden trabajar en estas cosas. Todas trabajan en prostíbulos».

En cuanto al beneficio obtenido de la supuesta explotación sexual de las once jóvenes, que la Fiscalía cuantifica en 1.733.600 euros, aseguró que «tengo un bar normal que me da 1.000 euros al día».

Más información

La investigación policial

La cuarta jornada del juicio contra los hermanos Sandulache y otros cuatro acusados más continuó esta mañana con la declaración de quince de los agentes que participaron en la investigación que desencadenó en la detención de los procesados. El instructor del caso fue el primero en declarar. Su testimonio corroboró que de las escuchas telefónicas practicadas a los hermanos Sandulache, por orden y autorización judicial, se desprendió que las dos acusadas sentadas en el banquillo también por un delito de trata de seres humanos eran también víctimas de los hermanos y que las amenazaron para que no declararan contra ellos. El agente reconoció las amenazas de Cristian hacia A. G. M. y A. C. pero no recordó su contenido.

También apuntó que la documentación de las víctimas era utilizada para realizar envíos de dinero por otras personas. Identificó al chófer encargado de llevar a las chicas desde su vivienda de la calle Rabanal al club Models como uno de ellos. "Había muchas veces que A. A. cogía la documentación de las mujeres e iba hasta el locutorio de Pumarín para hacer las transferencias", explicó en sala.

El juicio continuará el próximo 23 de enero con la declaración de más testigos, entre ellos, una de las hermanas Sandulache.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos