Juzgan a un empleado del Principado que accedió a datos de un matrimonio por celos

Juzgan a un empleado del Principado que accedió a datos de un matrimonio por celos

El acusado creía que el marido mantenía una relación con su exnovia y usó el número de teléfono y la dirección para amenazarle

J. C. A. OVIEDO.

Un empleado de la Sociedad Regional de Recaudación del Principado de Asturias se enfrenta a un año de cárcel y una multa de 3.360 euros por hurgar en los datos personales de dos contribuyentes, un matrimonio, y usarlos para amenazar al marido en la creencia, celoso el empleado, que este mantenía una relación sentimental y extraconyugal con su exnovia. Es la acusación de la Fiscalía, que sostiene que para lograr su propósito se sirvió de su posición de privilegio para acceder los datos personales de la pareja.

Así, el Ministerio Fiscal dice que el acusado tenía clave personal de acceso a la base de datos informática 'Tributas', en la que se figuran datos personales de los contribuyentes, como nombre, DNI, dirección, teléfono y correo electrónico. Según el escrito de acusación, aprovechando tal circunstancia, los días 6 y 7 de abril de 2016, accedió a la base y efectuó búsquedas para localizar y obtener los datos de filiación y domicilio del marido y su mujer. También apuntó sus números de teléfono y direcciones de correo. Más tarde los usaría.

Siguiendo el relato de los hechos, el acusado había mantenido una relación afectiva con una tercera persona, a la sazón excompañera de trabajo del marido. El funcionario creía que el hombre y su exnovia se entendían y, según el escrito de Fiscalía, se sentía celoso y le guardaba resentimiento.

Por ello se sirvió de la información obtenida de la base de datos para remitir entre abril y mayo de 2016 varias cartas anónimas a la mujer, dirigidas a su domicilio y lugar de trabajo, en las que le decía que su esposo sostenía una relación extramatrimonial. No paró ahí. El 5 del mes de julio de 2016, el acusado llamó por teléfono al hombre y le dijo: «Como no dejes de verla, ten cuidado con tu madre y tu hija».

El día 18 de ese mismo mes, de los anónimos y llamadas de teléfono, dio un paso más allá. Esperó la llegada de la víctima en la puerta del garaje de su vivienda y, con propósito de intimidarle, se encaró con él y le dijo: «Ten cuidado, sé todo de ti, voy a hacerte daño, voy a por ti». Ante la presencia de varias personas que por allí pasaban, el acusado se fue mientras le decía: «Ya te cogeré, te vas a enterar tú».

Delito contra la intimidad

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la intimidad del artículo 197.2 del Código Penal y de un delito leve de amenazas del 171.1. Solicita que se condene al acusado a 1 año de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y multas por valor de 3.360 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago además del abono de las costas procesales.

La vista oral está prevista hoy a las 10 horas ante el Tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos