107 kilos de fabes para la Cocina Económica

Sor Esperanza y Herminio Noval con les fabes donadas./ÁLEX PIÑA
Sor Esperanza y Herminio Noval con les fabes donadas. / ÁLEX PIÑA

Herminio Noval, de Fabas la Salense, quiere ayudar a los más necesitados con esta donación | La iniciativa cuenta con el apoyo del director emérito de la Fundación Princesa, Graciano García, que dará otros tantos gramos a finales de año

ROSALÍA AGUDÍNOVIEDO.

107 kilogramos de fabes. Esta es la aportación que el agricultor Hermino Noval ha hecho esta misma semana a la Cocina Económica y Sor Esperanza la recibió con los brazos abiertos. «Un día o dos a la semana se sirve esta legumbre y gusta mucho a la gente. Sobre todo en invierno, que es cuando más frío hace».

La idea de hacer esta cesión surgió hace unos días. Noval estaba hablando con el director emérito de la Fundación Princesa de Asturias, Graciano García, y le comentó que tenía más de cien kilogramos de esta alubia con «unas manchinas» y quería donarlas. El precio que las empresas dan por estas legumbres de segunda categoría no le compensaba y quería hacer una buena acción con ellas.

Ante esta propuesta, García no dudó un segundo en proponerle el destinatario: la Cocina Económica. Fue entonces cuando ambos le comentaron esta idea a Iván Quirós y este fue el encargado de llamar a la institución para comentar lo que tenían entre manos.

A lo largo de la conversación le informaron de que les fabes serían muy bienvenidas, ya que cada año se consumen 1.518 kilogramos tanto de la variedad pinta como de la Granja. Finalmente la donación tuvo lugar este mismo jueves y fue el propio Noval el que llevó estos cien kilogramos en su vehículo hasta la calle San Vicente.

El origen de estas legumbres es asturiano; en concreto, de Salas. Noval regenta la empresa Fabas la Salense y el campo de cultivo lo tiene en Villazón. Allí ejecuta ahora mismo una gran inversión para aumentar la zona de plantación hasta «los 50.000 ó 60.000 metros cuadrados», para que puedan salir «mil kilogramos por hectárea».

«Esta cifra siempre puede variar para bien o para mal, ya que todo depende de la cosecha», añade Noval . Detalló que la mejor época para plantar esta legumbre es «a finales de abril o a principios de mayo». «Si esperas unos días más te la juegas a que en el otoño pueda venir mal tiempo y te lo lleve todo», añade.

Futuras donaciones

Noval ha sentado un precedente. La donación de esta semana no es la única. A finales de año dará otros «cien o doscientos kilogramos de faba» a la Cocina Económica y Graciano García también pondrá su granito de arena: «Nuestro objetivo es cubrir el consumo de esta legumbre». Para lograr que los asturianos se sumen a este proyecto, el presidente emérito de la Fundación Princesa de Asturias ha publicado a través de las redes sociales esta acción. En un principio la iniciativa ha tenido una buena acogida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos