Los ladrones se llevan «hasta las bolsas de pipas» en Tudela Veguín

Severino Chamizo, Patricia González y Nieves Corgo, miembros de la asociación vecinal.
Severino Chamizo, Patricia González y Nieves Corgo, miembros de la asociación vecinal. / PABLO LORENZANA

Los vecinos reclaman una mayor protección después de haber sufrido robos en diversos espacios, viviendas y establecimientos

PAULA CARRELO OVIEDO.

Los vecinos de Tudela Veguín están «cansados» de la inseguridad ocasionada por un grupo de jóvenes conflictivos, entre los que también hay menores. Se quejan de que el Ayuntamiento no termina de tomar medidas.

La semana pasada los ladrones entraban por tercera vez a la biblioteca del centro social, llevándose CDs y DVDs, pero «libros no, que no interesan», comenta Patricia González, vocal de la asociación vecinal.

Esta vez se han ido con las manos vacías, «pero seguro que buscaban el dinero de las fotocopiadoras, o habían pensado que se habían repuesto los ordenadores», añade la también vocal Nieves Corgo. Y es que en uno de esos hurtos, se marcharon con todos los dispositivos del centro.

La visita de los cacos al estanco ocurrió unos días antes, a principios de julio. También entonces huyeron sin nada ante la resistencia de la estanquera que se enfrentó a su cuchillo jamonero con unas tijeras.

Tal vez para relajarse después de tanta actividad, los ladrones van a la piscina, pero después del cierre, cuando el encargado Alexander Díaz ya se ha ido.

No han logrado forzar la cerradura de la puerta principal, así que saltan por la zona de las pistas y, no conformes con el baño, estropean todo lo que pueden después: tiran frutas de los árboles cercanos, champú o sillas, y roban las ganancias de la caja.

«Después de seis años aquí, nunca he trabajado tanto como ahora, porque me toca arreglar los destrozos. Al final, paga la gente que no tiene la culpa», se queja Díaz.

Al campo de fútbol del Unión Comercial han ido un par de veces, llevándose el equipo de música, un amplificador, bebida... «Todo lo que encuentran», dice Severino Chamizo, presidente del Club y vicetesorero de la asociación de vecinos.

Según cuenta Chamizo, los vándalos se servían de mochilas y una maleta negra de grandes dimensiones para almacenar lo robado. Dicha maleta apareció abandonada en la zona a los pocos días, y en su interior, el equipo de música, el amplificador, botellas de bebida blanca e incluso «hasta bolsas de pipas», enumeran. Se piensa que ante la imposibilidad de transportar el bulto mayor, lo dejaron donde pudieron. Un hecho que la Policía Científica continúa investigando.

En casas

No se han olvidado tampoco de las viviendas particulares, de las que han sustraído seis aparatos eléctricos, una desbrozadora y distintas herramientas que «seguramente venderán en el rastro después», cree González. Asimismo han roto los candados de las carboneras, persianas y verjas valiéndose de piedras, y los vecinos de la localidad cercana de Anieves ven imposible dejar ventanas abiertas o persianas bajadas al irse de vacaciones, porque al percatarse, entran directamente a robar.

Por todo esto, la Asociación de Vecinos de Tudela Veguín pide que las verjas de la piscina sean más altas: «La única solución es darle altura a la valla».

Para la biblioteca, exigen la reactivación de la alarma, puesto que «en el Ayuntamiento no nos saben decir qué pasa con ella». Fue el propio Consistorio el que les prometió una reforma completa del centro social en breves, para la que sería «conveniente» que además de dicha alarma, se coloquen barrotes en las ventanas.

Otra de las promesas fue el refuerzo de la presencia policial, que ahora viene «algo más», aunque «no tanto como quisiéramos».

En el puesto de Policía de Olloniego «no hay suficiente gente», y en el cuartel de la Guardia Civil «solo están por la mañana y alguna noche hacen guardia». Tal y como comenta Chamizo, «cuando están ellos, es diferente, porque estos ladrones tienen controlados sus horarios».

«Era bueno que la Policía se dejara ver por aquí más», propone Corgo, «que hicieran el servicio andando, dando vueltas por la zona, como antiguamente, y que conocieran bien Tudela y Anieves».

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos