La limitación del aforo del Auditorio se aprobó sin ningún informe técnico

Asistentes a un concierto en el Auditorio Príncipe Felipe. / MARIO ROJAS

Expertos señalan que carece de sentido cerrar la sala polivalente que dispone de sus propios recorridos de evacuación al margen de la principal

G. D. -R. OVIEDO.

El viernes pasado la junta de gobierno acordó limitar de forma cautelar el aforo del Auditorio Príncipe Felipe a 1.500 personas por el método de prohibir el uso simultáneo de las salas principal (1.505 butacas) y polivalente (535). Ante las dudas sobre la seguridad contra incendios del edificio, planteadas en un informe por la arquitecta de Edificios y Patrimonio, el equipo de gobierno tomó la decisión de cerrar la sala polivalente como forma de reducir el aforo. Lo hizo, sin embargo, sin ningún informe técnico que avalase esta decisión, según pudo confirmar este diario de fuentes del propio equipo de gobierno, que insisten en que la medida se tomó «de forma cautelar y por prudencia». Esa misma tarde, las dos salas abrieron y casi se llenaron para el concierto inaugural del ciclo de abono de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias.

Expertos en prevención consultados por este diario consideran «un sinsentido» la medida tomada. «Cerrar la sala polivalente, mientras se usa la principal, no mejora ni un ápice las condiciones de evacuación del edificio», sostienen, ya que «cada una de las dos salas tiene sus propias rutas de evacuación».

En el propio plan de autoprotección, que aprobó la junta de gobierno el viernes y que pretende implementar en las próximas semanas, se apuntan limitaciones de aforo para la tercera planta o para los sótanos y se señalan las deficiencias para la evacuación por la falta de protección de varias de las escaleras de emergencia, la existencia de barreras o su insuficiente dimensión, pero en ningún punto se sugiere que no sea compatible el uso de las dos salas. De hecho, señalan como principal problema la evacuación del anfiteatro de la sala principal, con sus 802 butacas que estiman necesario limitar a 600.

Muchas deficiencias

El informe señala muchas deficiencias de seguridad contra incendios y de evacuación -desde puertas con insuficiente resistencia al fuego o dimensiones inferiores a las exigidas a la insuficiencia o falta de rociadores en otras dependencias-, pero añade algunos incumplimientos del proyecto. En el diseño aprobado varias de las escaleras figuraban como protegidas, pero los trabajos no se hicieron.

De esto y de mucho más -de los riesgos de incendio y las medidas a tomar- tiene que informar la jefa de Bomberos. Además, el Ayuntamiento ha contratado a otro arquitecto para que amplíe la información sobre el estado actual del edificio y las medidas a tomar para restablecer la seguridad.

Los mismos expertos, que piden no ser identificados, no entienden por qué el concejal de Turismo, Rubén Rosón, anunció una limitación del aforo a 1.500 personas con las dos salas abiertas, «que podría ser razonable», pero horas más tarde se aprobó cerrar la sala Polivalente «sin que ello mejore la seguridad».

Fotos

Vídeos