«Llevamos cuatro robos en una semana y estamos cambiando las cerraduras»

El edificio número 6 de la calle Luis Álvarez Fueyo, situado en el entorno del a Ronda Sur. / PABLO LORENZANA
El edificio número 6 de la calle Luis Álvarez Fueyo, situado en el entorno del a Ronda Sur. / PABLO LORENZANA

La Policía investiga un nuevo hurto en la calle Luis Álvarez Fueyo, junto a la Ronda Sur, en la que apareció el testigo de plástico

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Los vecinos del edificio número 6 de la calle Luis Álvarez Fueyo, situado en las inmediaciones de la Ronda Sur, no ganan para sustos: han sufrido cuatro robos en una semana. El último se descubrió ayer. A las nueve de la mañana, el inquilino del tercero D regresó a su vivienda después de una temporada fuera ya que está jubilada. Algo no marchaba bien porque tuvo que hacer fuerza para abrir la puerta. Tras lograrlo se topó con toda su casa revuelta. «Tenía miedo». Junto a su mujer comprobó que los ladrones habían abierto todos los cajones, incluso «el lavavajillas y el zapatero», aunque a simple vista no le robaron nada. «Los objetos cotidianos, como la televisión, estaban en su sitio. Pero puede que le hayan llevado algo que tuviese guardado», según relató horas después a una de las vecinas del edificio.

Más noticias

Tras dar aviso a la Policía Nacional, el grupo de investigación encargado de estos hurtos se desplazó hasta la vivienda y vieron que la puerta había sido marcada con un testigo de plástico.

Ahora las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad esperan detener en un periodo corto de tiempo a los ladrones y poner fin a esta plaga de hurtos, que comenzó a principios de julio, cuando tres viviendas de los barrios de El Cristo y Montecerrao fueron asaltadas. Se ha convertido en un goteo constante.

«Tenemos miedo»

Con este panorama, el resto de vecinos del inmueble de la calle Luis Álvarez Fueyo asegura «tener miedo». Es por ello que han decidido cambiar las cerraduras por unas especiales 'antibumping' para evitar que les entren en casa. «En todas las puertas de este edificio pusieron el chivato y creemos que ha habido más robos en el edificio, pero los dueños de algunos pisos aún no han vuelto de vacaciones», señaló uno de ellos. Otro de los inquilinos de la tercera planta añadió ayer que ellos llegaron de vacaciones el miércoles de la semana pasada y cuando entraron en casa con las maletas a cuestas percibieron que había sido marcada con el testigo de plástico. Lo encontraron al día siguiente y pensaron que era una notificación de una empresa que había ido a visitarles. Pero cuando empezaron a oír que habían robado en el edificio se dieron cuenta de que podían haber entrado en su casa.

Esta no es el primer verano que roban en Oviedo con el método 'bumping'. El año pasado, veintinueve familias sufrieron asaltos en sus viviendas a través este método. Posteriormente, la Policía Nacional detuvo a un ciudadano georgiano que formaba parte de un grupo organizado dedicado al asalto de viviendas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos