López afirma que «se vio obligado» a tomar las competencias de Rosón

El alcalde, ayer en un acto en el Calatrava. / PIÑA
El alcalde, ayer en un acto en el Calatrava. / PIÑA

El alcalde dice que la póliza privada que cubre a parte de la plantilla y sus familiares es «un derecho adquirido» por estos trabajadores

J. C. A. / G. D. -R. OVIEDO.

«Corríamos el riesgo de que los trabajadores quedasen sin seguro y sería muy grave; me he visto obligado a tramitar el expediente». Así se explicó ayer el alcalde, Wenceslao López, acerca de los motivos por los que retiró al concejal de Economía, Rubén Rosón, las competencias para la tramitación del expediente del seguro médico de parte de la plantilla municipal. Es la segunda vez que ocurre este año después de que tras diferencias en el seno del gobierno, López asumiera la firma de Rosón en el contrato de instalación de bocas de riego.

«Era de sobra conocido, se ha tratado en junta de gobierno y es un asunto de gestión interna que lelvamos dándole vueltas dentro del Ayuntamiento entre las concejalías de Rubén Rosón (Economía) e Iván Ávarez (Personal)», añadió el alcalde que afirmó que la cancelación del seguro médico para los trabajadores que entraron en el Consistorio antes del año 1993 «afecta al colectivo y no se puede imponer desde ninguno de los dos lados. La solución tiene que ser negociada» y a tratar con los sindicatos porque el seguro fue «un derecho adquirido» por los trabajadores públicos.

El coste del contrato que pretende autorizar el alcalde tras retirarle las competencias a Rosón, se aproxima al millón de euros anual y beneficia solo a unos 280 trabajadores municipales. La póliza cubre solo a aquellos que estaban en la casa antes del 1 de abril de 1993. Excluye al resto de la plantilla, pero en cambio protege a los conyuges, exparejas, hijos o ascendientes de aquellos. La cifra de beneficiarios real pasa de 1.200.

El viernes, fuentes de Somos recordaron que los tres socios de gobierno pactaron en 2016 poner fin a esta anomalía y traspasar a estos trabajadores al sistema público, aunque por cuestiones de plazos decidieron prorrogar la póliza. Según su versión, es el alcalde quien ahora se cierra en banda a hacer el traspaso a la sanidad pública «y no sabemos por qué».

Durante la celebración de la festividad de Santa Rita, la vicealcaldesa Ana Taboada, también de Somos, anunció que pediiría explicaciones al alcalde por su decisión de retirar las competencias a Rosón para prorrogar el seguro privado. Insistió en que desconocía la decisión de López y en que no hará del asunto «un debate público», tras las discrepancias abiertas de las últimas semanas. Emplazó a una reunión interna del equipo de gobierno: «Hablaremos con él y algo tendrá que decir al respecto», explicó la vicealcaldesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos